Ofertas de fin de temporada

 
EXTRACTO GRATUITO

A cinco semanas del fin de la temporada preelectoral, el gobierno de Cristina Kirchner sigue lanzando ofertas y promociones para tratar de recuperar, el 27 de octubre, al menos una parte de la clientela electoral perdida en las PASO. Sin embargo, su efecto es incierto: no pocos votantes ya tienen la expectativa puesta en la próxima temporada poselectoral y la sospecha de que habrán de encontrarse con novedades menos atractivas.Después de la suba del piso del impuesto a las ganancias y de las asignaciones familiares para los asalariados en blanco, el transitorio alivio fiscal les tocó ahora a los 2 millones de monotributistas. No todos pagarán menos cuota; pero como consuelo tendrán por algún tiempo la tranquilidad de no saltar tan rápido de categoría y pagar más aunque no hayan mejorado su poder adquisitivo. En muchos casos, además, la duplicación de montos de facturación anual les permitirá recategorizarse hacia abajo. Exactamente lo opuesto a lo que venía pregonando el titular de la AFIP, cuando hasta hace poco cuestionaba el "enanismo fiscal" (encuadrarse en categorías bajas para pagar menos). Ricardo Echegaray no admitía entonces, como lo hizo implícitamente ahora por razones político-electorales, que aquellos montos no se actualizaban desde 2010; ni siquiera sobre la base de la inverosímil inflación que mide el Indec. Incluso abrió la puerta para que puedan retornar al régimen simplificado los monotributistas confinados por la AFIP al régimen general (IVA, Ganancias), aunque no automáticamente.Aún se desconoce si esta generosidad fiscal, imprevisible hasta las PASO, alcanzará a los trabajadores y profesionales autónomos no monotributistas. Y si éstos quedaron en un limbo tributario o en lista de espera para un eventual ajuste compensatorio del piso de Ganancias (aunque no de las escalas, que tampoco alcanzó a los asalariados en relación de dependencia y no se ajustan desde hace años). Pero como el gobierno de CFK parece haber descubierto que los contribuyentes también votan -además de pagar impuestos cada vez más altos- no deberían perder las esperanzas. En los 35 días que faltan a las elecciones podría haber otras ofertas y sorpresas, al ritmo de las encuestas. Como ya se señaló en esta columna, el implícito reconocimiento oficial de la inflación a los efectos impositivos es equivalente a haber admitido que la inseguridad no es una sensación sino una realidad. Así lo demuestran el apresurado envío de gendarmes al conurbano bonaerense -a costa de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA