Obsesiones muy públicas con objetos privados

 
EXTRACTO GRATUITO

¿Qué proyectos se guardan en la carpeta Mis documentos de la computadora personal de un artista? ¿Cuántos de esos archivos con ideas sueltas, bocetos, trabajos en proceso, son rescatados alguna vez del olvido y retomados para darles forma definitiva? Con la premisa de recuperar materiales inconclusos, de esos que duermen escondidos de las miradas ajenas, la directora Lola Arias lleva adelante un ciclo de conferencias performáticas con artistas de diversas disciplinas, que revelan al público sus listas de tareas pendientes y antiguas obsesiones. Mis documentos estrenó el miércoles pasado su quinta temporada en una nueva sede, que resulta ideal para este formato íntimo: La Capilla del Centro Cultural Recoleta.

Después de cuatro ediciones en el Centro Cultural San Martín, por donde pasaron invitados como Roberto Jacoby, Rosario Bléfari, Ulises Conti y Mariano Llinás, entre muchos otros, el ciclo se mudó al Recoleta. Siempre con entrada gratuita y con un programa doble en cada función, la quinta temporada comenzó con el dúo dinámico integrado por Walter Jacob y Agustín Mendilaharzu, en una conferencia conjunta sobre los objetos que atesoran y se niegan a tirar, y con la dibujante ecuatoriana Power Paola, que contó escenas de su vida en viñetas en "El dibujo tiene poderes".

Coleccionistas obsesivos, acumuladores compulsivos de piezas inútiles: así se presentaron Jacob y Mendilaharzu, dramaturgos, actores y directores. Después de una breve escena que imitó un interrogatorio policial, los artistas (que se conocen desde antes de nacer porque sus respectivas madres eran amigas) mostraron al público sus objetos preferidos en fotos proyectadas en una pantalla. Estatuas, adornos, esculturas, juguetes, muñecos, soldaditos, agendas con listados de obras de teatro que vieron en cada año, viejos aparatos de radio, flautas, monedas, elementos de la escenografía de algunas de sus obras: la enumeración fue larga y divertida, ya que además de talento e inteligencia, los dos tienen gran sentido del humor.

La mayoría de las piezas exhibidas están registradas según su lugar de procedencia (de la India a Mercado Libre, con categorías como "donación anónima" para los desechos recogidos en la calle) y también por el nombre de quien se las regaló. Hubo, claro, capítulos dedicados a las colecciones especiales de cada uno: discos de vinilo (Jacob); marquillas, cartas de una ex novia y estampillas (Mendilaharzu). Los espectadores festejaron las revelaciones más...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA