La obsesión de la cúpula de poder iraní: proyectar la fortaleza y estabilidad del régimen

Fecha de publicación19 Mayo 2024
El máximo líder religioso de Irán, el ayatolá Alí Khamenei, centro, ofrece durante una oración con jefes militares en Teherán, a fines de abril PARIS.-¿Accidente o atentado"El helicóptero que transportaba al presidente de Irán, Ebrahim Raisi , que se estrelló en la frontera entre Irán y Azerbaiyán planteó la duda de una nueva acción terrorista del Estado Islámico (EI) , enemigo jurado del régimen chiita. Mientras decenas de grupos de rescate trataban anoche de localizar la aeronave en una zona montañosa, azotada por la lluvia y la bruma, el país se preguntaba quién debería remplazar al jefe del Estado en caso de incapacidad, mientras que el régimen advertía que " no habrá perturbación para el país ". Horas más tarde fue encontrado, y tanto Raisi como el resto de funcionarios que lo acompañaba fueron dados por muertos "Los iraníes no deben inquietarse. No habrá ninguna perturbación en el país. El orden reina y seguirá reinando", se apresuró a declarar el ayatollah Ali Khamanei, guía supremo "En otras palabras: el régimen hará reinar el orden y no permitirá ninguna manifestación de alegría por parte de la oposición en caso de que la muerte de Raisi se confirme", explica la especialista Mahnaz Shirali a LA NACION . A su juicio, el presidente habría fallecido y las autoridades temen anunciarlo, por el momento, para evitar toda expresión pública de beneplácito Versiones contradictorias daban cuenta del eventual hallazgo de los restos del helicóptero que transportaba a Ebrahim Raisi y a su ministro de Relaciones Exteriores, Hossein Amir Abdollahian. Mientras los medios estatales afirmaban que un contacto había sido establecido con sus ocupantes, la Media Luna Roja desmentía la información. En vilo, el país se planteó de inmediato la cuestión de la continuidad del Estado en caso de incapacidad presidencial, con mucha más razón después que un oficial iraní declarara "la vida del presidente de la república y de su ministro están en juego". Después de la revolución islámica de 1979, Irán es una teocracia de un tipo particular: tiene dos cabezas. Ya que el poder supremo pertenece al guía de la revolución, que actualmente es Ali Khamanei El caso está obviamente previsto por la Constitución iraní en su artículo 131, que dispone que "en caso de deceso, revocación, dimisión, ausencia o enfermedad de más de dos meses del presidente de la República (…), el primer vicepresidente -previo acuerdo del guía supremo- asume los poderes y las responsabilidades del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR