Nuremberg: había un vez una torre, un juicio y unas leyes

Autor:Ernesto Domenech
Cargo:Director del Instituto de Derechos del Niño, FCJyS, UNLP
Páginas:159-160
 
EXTRACTO GRATUITO
NUREMBERG: HABÍA UN VEZ UNA TORRE, UN JUICIO Y UNAS LEYES
Por Ernesto Domenech
1
Quiero agradecer a las autoras, a la editorial Quipu, al colectivo La Grieta, a la
Secretaría de Extensión y a Emilia Tassano que se le ocurrió la idea la presentación
de Griten a los cuatro vientos, los niños tienen derechos en este Salón de los
Espejos de la Facultad.
Es grato, muy grato, presentar un libro para niños, porque los niños, todos los niños
se pueden descubrir detrás de los libros.
Cuando alguien piensa en un libro, una canción, una cama, un vestido, una zapatilla,
un aula, un juguete para niños piensa e imagina un niño, pues la infancia, todas las
infancias, anidan en lo que adultos hacen en su nombre. Del mismo modo que las
palabras de los niños dependen mucho de la escucha y la lectura de los adultos.
Mi gratitud a las autoras reconoce al niño conjetural que atisbo en sus poemas,
cuentos y dibujos. Un niño que puede jugar con la sonoridad de las rimas y la
libertad de las metáforas. Que puede aventurarse en un cuento o sufrir sus
desventuras. Un niño que pinta palabras y cuenta colores. Colores tan primarios
como sus derechos, porque con los colores primarios, como con los derechos se
pueden hacer las más fantásticas creaciones.
Tengo otro motivo para agradecer. Al leer los poemas en especial regresé sin varitas
mágicas a mi infancia. A la voz de mi madre leyéndome “Las Torres de Nuremberg”,
de José Sebastián Tallon, a “Los sueños del Sapo” de Javier Villafañe que conocí
luego. Curioso nombre Nuremberg capaz de designar un libro infantil con sus torres,
un juicio a gravísimos crímenes, y el nombre de una carta de derechos bioéticos.
1
Director del Instituto de Derechos del Niño, FCJyS, UNLP.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA