El PJ exhibió su nueva cúpula y sus presidenciables para seguir en el poder

 
EXTRACTO GRATUITO

Sin bombos, banderas ni debate.el peronismo renovó su conducción y se lanzó de lleno a la carrera por la sucesión presidencial al exhibir formalmente, por primera vez, una grilla de potenciales aspirantes para disputar las elecciones del año próximo, cuando termine el mandato de Cristina Kirchner."Acá están nuestros precandidatos. ¡Los vamos a acompañar!", aclamó el gobernador jujeño Eduardo Fellner, flamante jefe del PJ, desde un escenario multitudinario, en Parque Norte, cuna de emblemáticos congresos peronistas, mucho menos calmos que el de ayer.todos miembros de la plana mayor partidaria, en el marco de una estética cuidada, con banners celestes y pantallas planas en los extremos.Allí, ubicados por orden alfabético para aplacar recelos, estaban los siete nombres en danza, cada uno bendecido con una vicepresidencia "honoraria": el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; el senador Aníbal Fernández; los ministros del Interior, Florencio Randazzo; y de Defensa, Agustín Rossi; y los gobernadores Daniel Scioli (Buenos Aires), Sergio Urribarri (Entre Ríos) y Juan Manuel Urtubey (Salta).Después de una negociación entre los caciques provinciales y la Casa Rosada, que guió de cerca todo el proceso, se acordó buscar una "salida creativa" para no inclinar la balanza hacia un candidato y, a la vez, ofrecer una plataforma rumbo a la contienda electoral.También se definió una cúpula colegiada con guiños a los gremios y La Cámpora, favorecidos en el reparto de cargos en comparación con la composición diseñada por Néstor Kirchner en 2008. El sello cumplió con el proceso de normalización y así esquivó una sanción judicial ya que contaba con mandatos vencidos.Como estaba previsto, no asistió ninguna figura del PJ crítico del Gobierno y el pampeano disidente Carlos Verna, el único que aceptó permanecer dentro de la estructura, faltó por motivos personales, según se leyó en una carta.Más allá de la elevación de los presidenciables, la verdadera mesa de mando está compuesta por el presidente y cuatro vices. Después de Fellner, fue nominado el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, como vicepresidente primero y, hacia abajo, aparecen el mandamás de la CGT, Antonio Caló; la senadora tucumana y esposa del gobernador José Alperovich, Beatriz Rojkés; y el diputado Eduardo "Wado" De Pedro, uno de los jefes de la agrupación fundada por Máximo Kirchner."Capitanich, Capitanich por acá", llamaba, lista en mano y con señalización implacable, Carlos Caterbetti, un ex...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA