Una nueva Corte Suprema que desorienta a Macri

 
EXTRACTO GRATUITO

Cuando promovió el reemplazo de Ricardo Lorenzetti por Carlos Rosenkrantz, la Casa Rosada no advirtió que estaba haciendo algo más que modificar la presidencia de la Corte Suprema. Estaba inaugurando otra dinámica en el funcionamiento de ese tribunal. El fallo que anteayer reconoció a La Pampa el derecho a no seguir aportando el 1,9% de la recaudación a solventar gastos de la AFIP fue la luz de bengala que anunció el nuevo ciclo.Por si hiciera falta otra, ese día Mauricio Macri debió compartir la mesa con solo dos de los cinco jueces invitados a almorzar. Descifrar aquel pronunciamiento y esta reunión es indispensable para entender las reglas que dominarán la relación del Poder Ejecutivo con la cabeza del Poder Judicial.Lorenzetti había construido, como titular de la Corte, un extraordinario poder personal, una de cuyas manifestaciones era el control de una mayoría estable, integrada por él, Elena Highton y Juan Carlos Maqueda. Esa configuración era un arma de doble filo para cualquier litigante que quisiera negociar con el tribunal. Entre otros, para Macri. El eje de toda discusión pasaba, para bien o para mal, por Lorenzetti.La salida de este magistrado y la llegada de Rosenkrantz provocó una ilusión óptica, sobre todo en el oficialismo. La presunción de que se había constituido una nueva mayoría compuesta por el nuevo jefe y los dos ministros que ayudaron a encumbrarlo: Highton y Horacio Rosatti. La sentencia a favor de La Pampa y el formato del almuerzo desnudaron el error. Rosenkrantz, Highton y Rosatti no funcionan como bloque. ¿Nació, entonces, una mayoría peronista, en la que militan Lorenzetti, Maqueda y Rosatti? Un nuevo desacierto. El cambio es otro. La Corte amenaza con ser un organismo en el que cada miembro administra su propia decisión. Había que leer bien lo que se dijo cuando Lorenzetti fue defenestrado. "Nace un tribunal menos personalista". No era un mensaje para el que se iba, sino para el que llegaba. Rosenkrantz es el titular del tribunal, pero no el líder de una fracción. Lo más probable es que, en adelante, los acuerdos y desacuerdos no se expliquen por las afinidades políticas de los ministros, sino por la materia en discusión. Quien quiera obtener un resultado deberá persuadir a cada magistrado. Un juez, un voto. Con dos años de demora, nació la Corte que corresponde al ciclo Macri.Para entender la nueva lógica hay que poner el foco sobre Rosatti. Este magistrado demostró en agosto de 2016, al poco tiempo de ser...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA