La nueva canción cubana

 
EXTRACTO GRATUITO

Después de la nueva trova cubana, las cosas cambiaron y mucho en materia musical. Más allá de la glorificación a las maestros del cincuenta con Buena Vista Social Club en todo el mundo y al fenómeno popular dentro de Cuba que desató la timba con Los Van Van al frente, no se tuvieron demasiadas noticias de los procesos musicales de la isla. En estas tres últimas décadas la canción de autor mutó y tras los versos revolucionarios apareció la novísima trova en los ochenta representada por Santiago Feliú, Gerardo Alfonso, Donato Poveda, Frank Delgado y Carlos Varela, que traían sonidos más rockeros, observaciones más cotidianas y críticas sobre la realidad del país, y que influyó en una generación de autores como Kelvis Ochoa y Boris Larramendi y, en último término, la multifacética Yusa, que optaron por el exilio creativo.Por estos días, Carlos Varela y Yusa, dos referentes cubanos de distintas generaciones, coinciden en presentar sus nuevos discos en Buenos Aires para contar el aquí y ahora de los vientos de cambios musicales en la Isla, sus miradas y las nuevas canciones, que miran hacia adentro y hacia afuera de Cuba.La Habana en La Plata"Soy el resultado de los procesos que vivió mi país, soy parte del recorrido que ha hecho la música cubana", se planta Yusa, la chica pura fusión, explosiva instrumentista e intuitiva cantautora, que fue fichada por el prestigioso sello inglés Tumi Music en 2001 y, desde esa pequeña isla, empezó a transformarse en una revelación dentro y fuera de su país. La trovadora rockera sorprendió con el aspecto de Jimi Hendrix en el bajo, una voz sutíl e intimista a lo Joni Mitchell, un swing como el de Stevie Wonder y un duro groove cubano. Yusa es una antena, como muchos de su generación. "La música cubana en sus inicios siempre fue una música que se mixtura, una melange de sonidos en su esencia, que dio como resultado el son, la guaracha o el filin, que fueron procesos de la colonización y la influencia de Francia, España, Inglaterra y Norteamérica. Todo eso está en mí, que es reflejo de la música cubana de mi época", asume Yusa con naturalidad y sin gestos antirrevolucionarios.Su último disco, Libro de cabecera en tardes de café, es un resumen de sus recientes aventuras como ciudadana cubana y platense, cifrando un nuevo mensaje de la canción cubana: boleros, canciones pop, jazz, funky, timba y chacareras. Participan en su nuevo disco, que presenta hoy, a las 21, en la Trastienda, sus nuevos amigos: Raly Barrionuevo, Hilda...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA