La peor noticia para la Casa Real: imputaron a la infanta Cristina

MADRID.- La bomba de tiempo que amenazaba a la monarquía española finalmente explotó ayer: Cristina de Borbón, hija menor del http://www.lanacion.com.ar/1652938-el-rey-en-su-dificil-intento-de-recuperar-la-imagen-perdidafue imputada por delitos de lavado de dinero y evasión fiscal derivados del manejo de fondos provenientes del millonario fraude al Estado por el que está acusado su esposo, http://www.lanacion.com.ar/1557479-urdangarin-desvinculo-a-juan-carlos-i-del-escandaloEn un escrito de 227 páginas, el juez José Castro despliega una durísima acusación y cita a la infanta a declarar el 8 de marzo en los juzgados de Palma de Mallorca. Es una medida de relieve histórico: jamás un familiar tan directo de un rey europeo en funciones tuvo que sentarse en el banquillo de los acusados por un caso de corrupción.Salvo que lo impida el tribunal de alzada, Cristina, de 48 años, deberá responder por ser dueña -a medias con Urdangarin- de la sociedad Aizoon, considerada una "pantalla" para desviar el dinero público que obtenía su marido con la falsa institución sin fines de lucro Nóos.El juez le achaca a la infanta "haber intervenido, lucrando en su propio beneficio" y describe una larga lista de maniobras, como la irregular imputación de gastos personales a la empresa matrimonial, la contratación de personal doméstico en negro, la firma de un contrato de "autoalquiler" de su palacete de Barcelona y la emisión de facturas falsas.El impacto de la noticia sólo puede ahondar la seria crisis de la Corona. La Casa del Rey se limitó a dejar sentado ayer que "respeta las decisiones judiciales" (lo mismo dijo, preocupado, el gobierno de Mariano Rajoy).Golpeado en su popularidad y deteriorado en su salud, a Juan Carlos le espera una cuesta aún más empinada en su intento por recuperar el prestigio de la monarquía española, amenazado como nunca en la etapa democrática.El abogado de la infanta, Miquel Roca (uno de los padres de la Constitución), ratificó "la inocencia" de su defendida y anticipó que apelará ante la Audiencia Provincial.Ese tribunal ya había "desimputado" a Cristina en mayo pasado, en una decisión con pocos antecedentes, cuando Castro la citó a declarar por "tráfico de influencias". En cambio, los jueces le sugirieron que investigara indicios de lavado y evasión.Aquella salvación de Cristina agiganta su drama de hoy: los delitos que le imputó Castro ahora tienen sanciones mucho más altas. Las máximas son de cinco años de cárcel (la evasión) y seis (el lavado)...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba