Nota editorial

Autor:María Eleonora Cano
Cargo:Directora Revista Aequitas
Páginas:1-1
NOTA EDITORIAL
La palabra, ese don que distingue al hombre de los demás seres de la
creación y, a la vez, le permite expresar sus pensamientos, sentimientos y crear la
vida, se nos ha presentado desde los albores de la historia, como un instrumento
de persuasión empleado tanto en beneficio como en desmedro de la humanidad.
La retórica y la elocuencia, como formas del discurso político, tuvieron un
fuerte desarrollo, especialmente en la Grecia antigua de la mano de los sofistas
y su máxima exaltación en los grandes exponentes del Estoicismo. Precisamente
Marco Tulio Cicerón se ha destacado como un eximio discursante, cuyos textos no
sólo despliegan elegancia gramatical, sino que, como característica esencial,
presentan la importancia de encausar su contenido hacia la defensa del Bien
Común, la Justicia, la Libertad y la Dignidad “Humanitas”–. Así, en su obra de
juventud, De Inventione, el filósofo, político y jurista romano, destaca la necesidad
de que toda palabra reconozca como soporte “los rectísimos y honestísimos
estudios de la razón y del deber” (Inv. I,1,1).
La virtud de un discurso ético y comprometido con el Bien Común
acompañó a la historia de los pueblos que lucharon por su libertad. De esta suerte,
el régimen democrático y republicano que supimos conquistar las Naciones
Latinoamericanas se constituyó en claro paradigma de esos valores. En nuestro
país abundan los próceres que nos han dejado un legado, tal el caso de Juan
Bautista Alberdi y, más recientemente, eximios juristas como el Dr. Mario Justo
López. Ambos, dedicados al estudio profundo del derecho y la vida política,
reflejan en sus obras la trascendencia de un discurso genuino y creíble, plagado
de consejos adecuados para el buen orden democrático y teñido con la marca
indeleble de quienes testimonian con el ejemplo de su vida personal aquello que
tan bellamente han plasmado en sus palabras.
Auguramos que, en los tiempos actuales, también quienes se dedican a la
actividad política aprehendan, para su función y cómo eje de todo discurso
empleado para el convencimiento de los demás, la tarea ética del “buen decir” que
encuentra su correlato en la responsabilidad de tomar conciencia de la influencia
de “la palabra proferida” en el entramado social. De este modo, el resultado no
podrá ser otro que la construcción de una conciencia ciudadana que desarrolle
una mentalidad en la que la moral y la buena educación, como estructuras
axiológicas fundamentales, estén presentes desde lo intrínseco y se demuestren
en una democracia legítima, vale decir, respetuosa de la libertad y la división de
poderes.
María Eleonora Cano
Directora Revista Aequitas

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba