Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V, 18 de Marzo de 2019, expediente CNT 043886/2016/CA001

Fecha de Resolución18 de Marzo de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V EXPTE. NRO. CNT 43886/2016/CA1 SENTENCIA DEFINITIVA.82580 AUTOS: “LO NOSTRO, G.D. c/ METALPAR S.A. s/ DESPIDO” (JUZG. Nº

42).

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, capital federal de la República Argentina, a los 18 días del mes de marzo de 2019 se reúnen los señores jueces de la Sala V, para dictar la sentencia en esta causa, quienes se expiden en el orden de votación que fue sorteado oportunamente el doctor E.N.A.G. dijo:

Contra la sentencia de grado que hizo lugar a la demanda apelan ambas partes.

Por la regulación de honorarios se agravia el perito contador.

La parte actora se agravia por el rechazo de la real fecha de ingreso del actor en base a no contemplarse la sucesión de la figura del empleador al momento de la trasferencia de Marcopolo Latinoamericana S.A. a Marcopolo Argentina S.A.

Para así decidir, en origen se sostuvo que ante la existencia de un acuerdo en los términos del art. 241 RCT y las sumas abonadas no correspondía reconocer la antigüedad del trabajador en esos términos ante la extinción del contrato y posterior contratación por Marcopolo Argentina S.A.

Para que exista transferencia es menester la sucesión legal o negocial en el contrato entre dos empleadores sucesivos. En este punto es necesario evitar un desplazamiento semántico. La cesión del contrato no sólo funciona por efecto de un negocio expreso entre sujetos. El contrato no es el documento escrito sino el efecto del acuerdo de cooperación en relación a un objeto contractual que bien puede ser verbal o incluso tácito. Por tanto, no se debe buscar como causa el contenido de un acuerdo al que el trabajador es ajeno (en tanto contratante cedido) sino en el efecto. Esto y no otra cosa es lo que exige el artículo 225 RCT cuya redacción literal es tantas veces pasada por alto:

En caso de transferencia por cualquier título del establecimiento, pasarán al sucesor o adquirente todas las obligaciones emergentes del contrato de trabajo que el transmitente tuviera con el trabajador al tiempo de la transferencia, aun aquéllas que se originen con motivo de la misma. El contrato de trabajo, en tales casos, continuará con el sucesor o adquirente, y el trabajador conservará la antigüedad adquirida con el transmitente y los derechos que de ella se deriven.

La norma no se pregunta por el tipo de acto jurídico sino por el resultado: 1. la existencia de un establecimiento pasible de identificación en dos situaciones de Fecha de firma: 18/03/2019 Alta en sistema: 19/03/2019 1 Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CÁMARA #28579061#229467720#20190318101820523 tiempo distintas; 2. La titularidad del establecimiento por dos sujetos distintos en esas dos situaciones temporales.

El término técnico utilizado por el legislador de 1974 pone de resalto, tanto la preeminencia de la continuidad de la relación contractual como su no excepcionalidad. Lo que se requiere es la concurrencia diacrónica de dos empleadores sobre un establecimiento. Por otra parte, la existencia del vínculo contractual no es equivalente a dos sujetos que deciden obligarse en este aspecto sino que es el efecto de las relaciones contractuales que puede ser directa o indirecta. La diferencia entre las normas de los artículos 225 RCT y siguientes no es la existencia de un vínculo contractual directo o indirecto sino que la norma del artículo 30 RCT se refiere a una relación sincrónica en la que quien cede el establecimiento o la actividad mantiene una titularidad eminente sobre el establecimiento, por lo que nada impide la aplicación a una misma situación jurídica de la normas de los artículos 30 (entre el titular eminente y el empleador) y del 225 (entre los sucesivos empleadores que reconocen la eminencia del primero).

Es decir que, la figura a aplicarse es la de cesión contractual, de la cual, la transferencia de establecimiento es una especie. Para explicar las dificultades que provoca a un pensamiento contractual decimonónico la figura de la cesión contractual, resulta fundamental Lorenzetti1 La cesión de la posición contractual fue difícil de comprender para los estudiosos. Originariamente hubieron posiciones atomistas, que entendieron que había una cesión de créditos, más una cesión de deudas, consideradas aisladamente, sin tener presente la unidad de causa y de objeto que las conecta.

Para superar este obstáculo se consideró que había una cesión de créditos y de deudas coligados, es decir, una unión de contratos compleja. Sin embargo, actualmente no se duda de que debe considerarse a la cesión del contrato como un instituto distinto de la cesión de créditos o de deudas, que consiste en un único negocio traslativo del complejo de derechos y deberes que están adheridos a la calidad de parte, y que se encuentran unidos por la posición contractual. Por ello se ha dicho que “en la cesión de la totalidad de los derechos y obligaciones del contrato, la cesionaria adquiere el rango de parte contractual, con su posición activa y pasiva en las prestaciones recíprocas; en tales condiciones, el contratante cedido no es parte, limitándose a dar su asentamiento”.

LORENZETTI, R.A., Tratado de los Contratos, Tomo II, Santa Fe, 2000, Rubinzal-Culzoni Editores, páginas 90 y 91.

Fecha de firma: 18/03/2019 Alta en sistema: 19/03/2019 Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CÁMARA #28579061#229467720#20190318101820523 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V La doctrina actual distingue el contrato-base, que es el contrato transmitido, del contrato de cesión de la posición contractual de aquél. Debe aclararse que, en el contrato de cesión participan el cedente y el cesionario solamente, pero para que se produzca la cesión del contrato, se requiere la participación del cedente-

cesionario y del contratante cedido; por ello, la cesión de la posición contractual se configura como un negocio trilateral, puesto que es celebrado por el cedente, el cesionario y el otro contratante que consiente para...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba