Noche mágica con The Cure

THE CURE / Músicos: Robert Smith (voz y guitarra), Simon Gallup (bajo), Roger O’Donnell (teclados), Reeves Gabrels (guitarra) y Jason Cooper (batería) / Función: anteanoche / Estadio: River PlateNuestra opinión: muy bueno.Las lágrimas brotan a la velocidad de los recuerdos. Bajan rápido, se estrellan contra el piso y son elevadas rápidamente por el sonido gordo de Simon Gallup. Ese bajo hará que, durante más de tres horas, 45.000 personas vibren a escala terremoto. Ese bajo llega al corazón, y la voz y la guitarra de Robert Smith conversan sin intermediarios con las emociones.Durante la adolescencia uno creía que la música de The Cure era la cura de todas nuestras penas. Había un tipo y una banda vestidos de negro, pintarrajeados, oscuros, que nos entendían mejor que nuestros hermanos o primos mayores. Sabían lo que nos pasaba porque hablaban de ello. Por ahí aparecían expresiones como postpunk, new romantic, dark o gótico, que tenían como fin intentar atrapar esas músicas. Con el tiempo, las categorías se truncaron, la estética y el sonido de The Cure se convirtieron en escuela y nuestra adolescencia tuvo que retirarse para siempre. Anteanoche, en River, nos dimos cuenta de que nuestros sueños y temores siguen siendo los mismos. Si ese hombre al que fuimos a ver después de 26 años o por primera vez poco ha cambiado, tampoco lo hemos hecho nosotros. Las modas han ido y venido una y otra vez; aparecieron nuevas generaciones con una estética similar, aparecieron los emos y tantos otros, y las canciones del Dr. Smith siguen ahí, curando corazones frágiles.Toda esta historiaEn el principio fueron "Plainsong", "Pictures of You" y "Lullaby". El campo y la platea lucían asombrados, como si no creyeran que la espera había terminado, que ese hombre manos de tijera que estaba cantándoles no fuera quien ellos creían. Hubo que esperar hasta el sexto lugar de una voluminosa lista de 40 canciones que recorrió toda la historia de la banda para que los nervios y las tensiones se esfumaran definitivamente y dieran paso al primer desahogo grande. Fue "Lovesong" la encargada de provocarlo. Con ella, como dice la letra de la exquisita...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba