No volvamos a tropezar con la misma piedra

 
EXTRACTO GRATUITO

La reciente noticia sobre la caída más fuerte de la actividad de la construcción en los últimos veinte meses ofrece una razón más para considerar inexplicable la insistencia de un gobierno que, en contra de las propias banderas que defendió al asumir, ha adoptado medidas que, además de desandar el camino de la baja de impuestos, poco ayudan a afianzar la seguridad jurídica y el derecho de propiedad.Nos referimos, en primer lugar, a la decisión del gobierno de Mauricio Macri de propiciar el debate de una ley de alquileres que, lejos de favorecer a los inquilinos -como supuestamente se pretende- desalentará la inversión inmobiliaria, perjudicando a quienes se busca beneficiar. En segundo término, hay que mencionar el aumento del impuesto a los bienes personales, un tributo claramente distorsivo que, según el propio titular del Poder Ejecutivo, parecía condenado a desaparecer hasta no hace mucho tiempo y que, de pronto, fue rescatado por las mismas autoridades como una suerte de remedio frente al déficit fiscal.De acuerdo con las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la actividad de la construcción descendió en septiembre el 4,2% respecto del mismo mes del año anterior. Constituye el más grande desplome de esta industria en los pasados veinte meses, desde que en febrero de 2017 esta actividad cayó el 5,6%, de acuerdo con los registros oficiales.No se trata del único indicador negativo relacionado con esta tan importante industria, una de las más dinamizadoras de la economía y del empleo. El índice Construya, que es elaborado en función de datos aportados por algunas de las empresas del sector de la construcción, reflejó un descenso del 14,4% en las ventas de septiembre con respecto al mismo mes del año pasado.En idéntico sentido, el tradicional informe del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires dio cuenta de que las escrituras de compraventa de inmuebles en la Capital Federal reflejaron una caída del 22,2% en septiembre respecto de agosto y de nada menos que del 41,2% medida contra septiembre de 2017.Son conocidos los factores que condujeron a esta severa caída del mercado inmobiliario. Durante buena parte del año pasado y los primeros meses de 2018, el auge del crédito hipotecario contribuyó notablemente al apalancamiento de las compras de inmuebles, al tiempo que potenció la construcción de viviendas. La crisis cambiaria iniciada en abril y el crecimiento de la inflación sembraron un proceso de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA