No hay unanimidad en la CGT para avanzar con un paro

En la no existe hoy unanimidad para activar lo que sería el primer paro general contra la gestión de Mauricio Macri.

Si bien una amplia mayoría de los gremios habilitó al triunvirato de mando para convocar a una huelga tras la movilización de pasado mañana, la cúpula de la central obrera evitó hasta ahora una definición y mantiene abierta bajo presión una negociación con la Casa Rosada.

Con el correr de los días, la marcha de pasado mañana al Ministerio de la Producción sumó cuentas a su rosario de demandas. Los ejes del reclamo irán mucho más allá de denunciar el incumplimiento empresario del pacto antidespidos y de exigir un giro en la política oficial en lo relativo a las importaciones. La movilización también será en rechazo al techo salarial de 18 por ciento que el Gobierno pretende fijar en las negociaciones y en solidaridad con la medida de fuerza que llevan adelante los docentes y con lo que fue la judicialización de la paritaria de los bancarios.

Macri ordenó el jueves a sus ministros Jorge Triaca (Trabajo) y Francisco Cabrera (Producción) refutar los argumentos de los gremios con estadísticas y empujar la pelea retórica al territorio político-electoral. Ambos funcionarios indicaron a LA NACION que las importaciones fueron menores en 2016 que en 2015 y deslizaron que el endurecimiento de los sindicatos peronistas es una consecuencia del año electoral y de la interna no resuelta del poskirchnerismo.

La determinación de avanzar hacia un paro divide a la CGT. La movilización servirá como herramienta de presión, pero no clausurará el diálogo con el Gobierno. Siguen aceitados los intercambios informales entre Triaca y algunos dirigentes de peso de la central.

Hay sindicalistas que están en condiciones de debilidad para negociar por la coyuntura de su actividad. Desde el Gobierno apelarán a ellos para intentar frenar la maduración del paro. Un primer paso fue la reciente divulgación de la Encuesta de Indicadores Laborales, que prevé que el sector de servicios, la construcción y el comercio serán los motores que generarán más empleo durante este año. La expectativa oficial está focalizada en la reactivación de la obra pública y el consumo. Las estadísticas que encargó especialmente el Ministerio de Trabajo llegaron a manos de Gerardo Martínez (Uocra) y Armando Cavalieri (Comercio), referentes de dos bastiones cegetistas que no están dispuestos a romper puentes con la Casa Rosada. Martínez integra el grupo de los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba