El campeón no es tan candidato

 
EXTRACTO GRATUITO

Caída la negociación por Pratto, alternativa que surgió a la prioridad de Scocco, que decidió volver a la Argentina sólo para jugar en Newell's, el cartel de River de favorito a retener el título se descascaró un poco más. Aun con el respeto y la consideración que siempre merece el último campeón, este River no es un candidato natural. Futbolísticamente, no está mejor que cuando se coronó con un 5-0 a Quilmes. La vuelta olímpica dada hace casi tres meses fue tomada por la dirigencia del club más como un alivio, una tregua, que como el punto de partida de un proyecto futbolístico más ambicioso. Algo de esto intuyó Ramón Díaz, que al margen de su desconfiada relación con la dirigencia, vio que le iba a quedar un plantel más precario. Y que las exigencias serían mayores: no soló debería estar a la altura de la gloria conseguida, sino que el frente competitivo será más arduo con el torneo local y las copas Sudamericana y Argentina, y una Copa Libertadores 2015 que amerita planificarse con un semestre de anticipación.River hace suyo el nombre del certamen que comenzará el fin de semana: transición. No es una postura muy diferente de la de principios de año, cuando también fue austero con las contrataciones. Sólo llegaron Cavenaghi y Urribarri (nunca debutó oficialmente) y había vuelto Villalba. El equipo venía de terminar 17° en el Inicial 2013. Las expectativas eran más que mesuradas. El título fue poco menos que una sorpresa. Casi tanto como si repite en este nuevo torneo. De la comparación no sale fortalecido; incorporó dos refuerzos complementarios: Pisculichi y Chiarini. De los que se fueron va a extrañar a Carbonero, Ledesma y Villalva (a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA