Negociaciones secretas por la unidad sindical

 
EXTRACTO GRATUITO

Las coincidencias en el rechazo al impuesto a las ganancias y el impacto que tuvo el paro nacional del martes pasado aceleran las conversaciones para la reunificación de la CGT.

Entre las negociaciones secretas, surge un dato que hasta hace poco era improbable: Antonio Caló, jefe de la central más cercana al Gobierno, estaría dispuesto a reunirse con Hugo Moyano en el corto plazo. A cargo de la gestión para sentar a los jefe de las dos CGT quedó el ferroviario Omar Maturano, uno de los ideólogos de la huelga del 31 de marzo pasado.

Hasta hace apenas unos días, Caló se mostró reticente a un acercamiento con sus colegas del sindicalismo opositor. Su postura es idéntica a la que pregonan el gremialista de los taxistas Omar Viviani y su tropa de adherentes del Movimiento de Acción Sindical Argentino. Ni Caló ni Viviani consideran viable la unidad de la CGT antes del cambio de gobierno. Desconfían, además, de las negociaciones que ya activaron otros dirigentes de su central con Moyano y Luis Barrionuevo.

Esos dirigentes son el estatal José Luis Lingeri; el jefe de los albañiles, Gerardo Martínez, y Carlos West Ocampo, referente de Sanidad y del sector de "los Gordos" (grandes gremios). "Ellos hablan por la de ellos. No negocian en nombre de la CGT", aseguró a LA NACION uno de los hombres con mayor poder en la central oficialista.

A contramano de las charlas que mantienen los interlocutores de su CGT, Caló avaló la intervención de Maturano para gestionar un encuentro con Moyano y otros referentes de la alianza de gremios del transporte, entre los que estarían el colectivero Roberto Fernández y el portuario Juan Carlos Schmid. Así lo reconoció el ferroviario a LA NACION.

La gestión de Maturano se ejecutará hoy por teléfono desde la sede de La Fraternidad, el búnker donde fantasea sentar a una misma mesa a Caló y Moyano, y quedar así como el garante de la unidad del movimiento obrero.

Además de la eventual reunificación de la CGT, Maturano impulsará una iniciativa para que las tres vertientes de la central coincidan en un reclamo común en contra del impuesto a las ganancias. El 14 del actual habrá un encuentro de 22 gremios del transporte en la sede de la UTA en el que se definirá cómo continúa el plan de lucha tras el paro del 31.

Consenso

"Buscamos la unidad del movimiento obrero. Nuestra participación en una nueva protesta deberá tener el consenso de los tres sectores", fijó posición Mario Calegari, número dos de los colectiveros de la UTA.

Esa...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA