El narcotráfico, ignorado

 
EXTRACTO GRATUITO

El narcotráfico presenta en la Argentina dos caras tan nítidas como inquietantes: una muestra que su desarrollo ha superado en los últimos meses los cálculos más pesimistas y que nada hay que haga pensar que se detendrá; la otra, que se trata de un asunto que no figura en absoluto en la amplísima gama de temas que la Presidenta toca en sus frecuentes y extensas exposiciones públicas.Dado que normalmente todo mandatario se dirige a la ciudadanía por cuestiones de envergadura, determinantes para el funcionamiento del Estado y la calidad de vida de la gente, habrá que concluir que para Cristina Fernández de Kirchner el narcotráfico es un tema que no entra en esa categoría.Pese a su obsesión por tomar los micrófonos públicos para explayarse y aconsejar sobre temas tan diversos como las distintas facetas de la economía y la política, la situación del resto del mundo, la ciencia y la tecnología y últimamente la energía, es extraño que la Presidenta omita en sus discursos una cuestión como el narcotráfico, salvo de manera ocasional, como cuando anteayer se refirió a un decomiso en la ruta 8 para justificar el polémico Proyecto X.¿Lo ignora porque no lo advierte o no lo valora en su cabal dimensión? ¿O porque no tiene nada de bueno para decir al respecto? La cantidad de hechos reflejados en los medios ha sido de una magnitud tal en los últimos días que hasta el consumidor de medios menos fino, cosa que la Presidenta por cierto no es, debe de haber tomado nota de que algo grave está pasando en la Argentina.De qué otra manera podría calificarse una situación que solamente en los últimos veinte días deparó los siguientes sucesos: el hallazgo de 840 kilos de cocaína en un camión en la ciudad bonaerense de Pergamino; el asesinato de un narcotraficante colombiano en Marcelo T. de Alvear y Talcahuano, en horas de la tarde, perpetrado por un hombre que detuvo su moto, bajó de ella y vació en el cuerpo de su víctima el cargador de su pistola 9 milímetros; la comprobación, 72 horas después, y según los investigadores del caso, de que el asesinado estaba vinculado con narcotraficantes argentinos que se encargaban de proveer apoyo logístico para embarques de cocaína que salían para Europa; el secuestro, en el aeropuerto de Ezeiza, de nueve kilogramos de cocaína lista para ser enviada a Italia y Holanda; el decomiso, en el puerto portugués de Lisboa, de 160 kilogramos de cocaína que habían salido de la Argentina disimulados en contenedores que transportaban carbón vegetal, tal...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA