La música en vivo, un refugio en la era pospandemia

Qué habrá pensado William M. A. Broad el martes pasado cuando desde las tribunas de un Luna Park atiborrado de almas llegaba un enfervorizado "Billy, Billy, olé, olé, olé, Billy…" Nadie lo sabe a ciencia cierta, pero en la cara de este hombre de 66 años solo había felicidad y esa media sonrisa torcida que lo caracteriza. William, o sea, el mismísimo Billy Idol , estaba parado en el escenario con una bandera argentina en el cuello y no se quería ir más. Exactamente a la misma hora, y a 20 minutos de distancia, 50.000 personas desbordaban el Campo de Polo para asistir al primer show de Dua Lipa , una artista hiperpop que sacó su disco Future Nostalgia en plena pandemia. El martes fue apenas un botón de muestra de lo que está ocurriendo en la Argentina con la fiebre de los shows en vivo. Con festivales y recitales masivos, la industria del entretenimiento le escapa a la crisis y se reactivó en todas las escalas. Pero ¿qué está pasando? Al parecer, el fenómeno no solo es argentino y comenzó a ocurrir en todo el mundo tras la angustia del encierro y la pandemia. La música apareció como una especie de sanación contra la idea oscura y objetiva de que el mundo podría terminarse con el Covid. Al diluirse la amenaza, los conciertos afloraron como la experiencia vital para dejar atrás la pesadilla sin importar precios y, ni siquiera, actualidad o estilo de los artistas. De aquí a fin de año se realizará en Buenos Aires al menos un show por noche en lugares que superan las 5000 personas de capacidad, es decir, más de 100 presentaciones con el cartel de sold out colgado como clave de época. En contraposición con la crisis económica y una inflación que ya asciende al 78 por ciento, los tickets vuelan. Los 10.000 pesos que costó una entrada común para Dua Lipa parece poco frente a una moneda que se derrite en los bolsillos. "De la pandemia salimos con las emociones más al borde en nuestros estados de ánimo; pasamos de un hábitat viral a uno emocional, dominado por pulsiones y emociones en lugar de razones", explica el CEO de la Consultora W, Guillermo Oliveto , uno de los pocos que empezaron a analizar desde el comienzo el "destape" recitalero argentino. Cuando en tiempos pandémicos se hablaba de la "nueva normalidad" pocos avizoraban que, en realidad, sería la vieja normalidad exacerbada al máximo: carpe diem. "Es algo que está ocurriendo en todo el mundo. Como un efecto pospandemia. Pero, aparte, el crecimiento del consumo de música en plataformas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR