Sentencia Definitiva de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 3 de Marzo de 2010, expediente C 89081

PresidenteSoria-Negri-Kogan-Genoud
Fecha de Resolución 3 de Marzo de 2010
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

Dictamen de la Procuración General:

La Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial, Sala Segunda, de M. confirmó la sentencia de primera instancia que, a su turno, decretó la prescripción de la acción derivada del contrato de transporte de personas (conf. arts. 184 y 855, inc. 1, del Código de Comercio) ejercida por C.A.M. contra C.A.C., J.A.C. y N.V.C. (fs. 116/118 vta.).

Contra este pronunciamiento se alza la actora -por apoderado- mediante los recursos extraordinarios de nulidad e inaplicabilidad de ley (fs. 125/132 vta.).

El de nulidad -único por el que debo intervenir- viene fundado en la violación del art. 168 de la Constitución provincial. Asimismo, denuncia el quebrantamiento del principio de congruencia.

Sostiene el impugnante que el tribunal a quo omitió el tratamiento de las siguientes cuestiones esenciales: la acreditación de la existencia del hecho ilícito por el que se acciona; la demostración de la autoría de Carabajal; y, por último, la responsabilidad de C. por ser el titular registral del vehículo.

Estimo que el recurso no puede prosperar.

En efecto. La Cámara encuadró jurídicamente la relación invocada en la demanda -por aplicación del principio iura novit curia- dentro del ámbito del contrato de transporte regulado en el art. 184 del Código de Comercio, ya que consideró que "...surge claramente que la relación jurídica invocada en la demanda..." se ubica en esa órbita, y que "...sostener ahora -en el memorial- lo contrario implica una inadmisible contradicción con los propios actos previos" (fs. 118, primer párrafo).

Una vez asentado ello, concluyó que habiendo sido iniciado el proceso cuando ya se encontraba cumplido el plazo de prescripción que establece el art. 855, inc. 1°, del Código de Comercio, para este tipo de acción (la fecha del acaecimiento del hecho fue el 28/11/1993, y la del acto que interrumpió el plazo -la interposición del beneficio de litigar sin gastos- el 24/11/1995), la misma está prescripta.

Tal como surge de la precedente reseña del fallo, entiendo que el razonamiento desarrollado por el juzgador en orden al encuadramiento legal del hecho, lo llevó a abordar previamente la prescripción de la acción ejercida por la actora, tratamiento éste que desplazó la consideración de las cuestiones que se denuncian como preteridas, por tratarse de una temática lógicamente anterior a aquellas (conf. S.C.B.A., Ac.70.778, sent. del 2/3/99; Ac.70.470, sent. del 16/3/99; Ac.75.113, sent. del 6/6/01; e.o.). De modo tal que no se ha violado el art. 168 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires.

Finalmente, en lo concerniente al supuesto quebrantamiento del principio de congruencia, basta con recordar que -de existir- no es subsanable por vía del presente remedio procesal (conf. S.C.B.A., Ac.74.729, sent. del 21/11/01; Ac.76.929, sent. del 13/11/02; e.o.).

En virtud de las razones expuestas, entiendo que V.E. debe rechazar el recurso extraordinario de nulidad deducido (art. 298 del Código Procesal Civil y Comercial).

Así lo dictamino.

La P., 7 de septiembre de 2004 - J.A. de Oliveira

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 3 de marzo de 2010, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores S., N., K., G., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa C. 89.081, "Murúa, C.A. contra C., C.A.. Daños y perjuicios".

A N T E C E D E N T E S

La Sala II de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de M. confirmó el fallo de primera instancia que había desestimado la demanda.

Se interpusieron, por la actora, recursos extraordinarios de nulidad e inaplicabilidad de ley.

Oído el señor S. General, dictada la providencia de autos y encontrándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar las siguientes

C U E S T I O N E S

  1. ) ¿Es fundado el recurso extraordinario de nulidad?

    En caso negativo

  2. ) ¿Lo es el de inaplicabilidad de ley?

    V O T A C I O N

    A la primera cuestión planteada, el señor Juez doctor S. dijo:

    Como lo dictamina el señor S. General, el recurso no puede prosperar.

    En efecto, la omisión de cuestiones a la que se refiere el art. 168 de la Constitución de la Provincia ocurre cuando el juzgador ha excluido el tema por descuido, pero no cuando la materia aparece desplazada por el razonamiento expuesto en la sentencia siendo ajeno al ámbito del recurso tanto el acierto con que se haya analizado el asunto como la forma o brevedad con que fuera encarado (conf. Ac. 32.688, sent. de 27-IV-1984; Ac. 54.130, sent. de 17-X-1995 en "Acuerdos y Sentencias", 1995-III-832; Ac. 60.073, sent. de 28-V-1996; Ac. 56.212, sent. de 4-III-1997 en "Acuerdos y Sentencias", 1997-I-218; Ac. 71.604, sent. de 15-III-2000; Ac. 77.650, sent. de 21-III-2001; Ac. 76.895, sent. de 19-II-2002; Ac. 79.871, sent. de 23-IV-2003; Ac. 82.278, sent. de 28-IV-2004).

    Al abordar y resolver favorablemente el a quo la defensa de prescripción opuesta, ha considerado necesariamente la existencia de cuasidelito porque fue éste el que marcó el inicio del plazo de prescripción, desplazándose -más allá del acierto interpretativo- la consideración de la obligación de responder de los emplazados.

    Para más, la supuesta violación al principio de congruencia, en tanto supone infracción a normas procesales, es ajeno al recurso extraordinario de nulidad y propio del de inaplicabilidad de ley (conf. Ac. 54.162, sent. del 19-IV-1994; Ac. 74.729, sent. del 21-XI-2001).

    Voto por la negativa.

    Los señores jueces doctores N., K. y G., por los mismos fundamentos del señor J. doctorS., votaron la primera cuestión también por la negativa.

    A la segunda cuestión planteada, el señor J. doctorS. dijo:

    1. En el sub lite, la parte actora persigue el resarcimiento de los perjuicios...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR