Muro de silencio: el campo de los estudios sobre genocidio y el genocidio guatemalteco

AutorBen Kiernan
Páginas13-33
13
Muro de silencio: el campo de los estudios sobre genocidio y el genocidio guatemalteco
Revista de Estudios so bre Genocidio. Año 7, volumen 10, Buenos Aires, noviembre de 2015, pp. 13-33 - ISSN 1851-8184 / ISSN-e 2362-3985
Muro de silencio: el campo de los estudios
sobre genocidio y el genocidio guatemalteco*
Ben Kiernan
Recibido: Recibido: 30/10/2013. Aprobado: 29/8/2015.
* Traducción del inglés al español: Débora López Burgardt y Julieta Rostica.
Resumen
Durante el genocidio guatemalteco de 1981-1983, y por un largo período posterior, un
nuevo campo académico preocupado por la teoría no abordó este desastre como se
debía. En 1982, uno de los pioneros en los estudios sobre genocidio, Leo Kuper, acusó
al gobierno de Guatemala de “asesinato en masa”. Un año desp ués, él lo denomi
“genocidio”, y en 1985 advirtió que “los casos actuales de urgencia inmediata” incluían
“las masacres guatemaltecas de los indígenas”. Sin embargo, durante los veinte años
posteriores, la documentación de lo que había pasado en ese período continuó siendo
de baja prior idad para otros investiga dores que se situaban a sí mismos dentro del
campo de los estudios sobre genocidio. Por el contrario, los investigadores de estudios
de área regionales, o de disciplinas vinculadas a las víctimas, como la psicología y la
antropología, estuvieron adelante de dichos investigadores en documentar lo sucedido
en Guatemala y denominarlo genocidio. Este artículo, encargado para el volumen His-
tory Unlimited: Probing the Ethics of Holocaust Culture, reflexiona sobre la causa por la
cual muchos observadores mediáticos como expertos en genocidio en Estados Unidos
y en otros lugares lo pasaran por alto, ya que ocurría al mismo tiempo con el desarrollo
de su campo, en un país aliado al gobiern o estadounidense y que posiblemente con
una fuerte presión ciudadana en Washington podría haber ayudado a restringir o, aca-
so, terminar con este genocidio.
Abstract
During and for long after the Guatemalan genocide of 1981-1983, a new academic field
preoccupied with theory failed to give that human disaster the attention it deserved. In
1982 one of the pioneers of genocide studies, Le o Kuper, accused the Gu atemalan
government of “massive murder.” The next year he called this a genocide, and in 1985
he warned that “current cases of immediate urgency” included “the Guatemalan mas-
sacres of Indians.” But in the twenty years after this genocide began, documentation of
the events of 1981-1983 remained a low priority for other scholars who saw themselves
within the field of genocide studies. By contrast, scholars from regional area studies, or
from disciplines linked to the victims like psychology and anthropology, were far ahead
14
Ben Kiernan
Revista de Estudios so bre Genocidio. Año 7, volumen 10, Buenos Aires, noviembre de 2015, pp. 13-33 - ISSN 1851-8184 / ISSN-e 2362-3985
of compara tive genocide scholars in documenting what happened in Guatemala a nd
calling it genocide. T his article, c ommissioned for the volume History Unlimited: Pro-
bing the Ethics of Holocaust Culture, considers what caused not only American media
but even genocide scholars in the United States and elsewhere to look away from the
nearest neighboring genocide, one which was unfolding precisely as their field of study
developed, and in a country so closely allied to the U.S. government that successful citi-
zen lobbying in Washington might possibly have helped limit or even end the genocide.
Palabras claves: genocidio, Guatemala , Estados Unidos, e studios sobre genocidio,
derechos humanos
Keywords: genocide, Guatemala, United States, genocide studies, human rights

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR