Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii, 21 de Octubre de 2020, expediente CNT 015228/2016/CA001

Fecha de Resolución:21 de Octubre de 2020
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

- SALA VII

CAUSA Nº 15228/2016

SENTENCIA DEFINITIVA Nº: 55517

CAUSA Nº15.228/2016 - SALA VII- JUZGADO Nº50

En la ciudad de Buenos Aires, a los 21 días del mes de octubre de 2020, para dictar sentencia en estos autos caratulados “M., L.D. c/ Cosmeticos Avon SA s/ Despido”, se procede a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR N.M.R.B. DIJO:

  1. La sentencia de primera instancia que obra a fs.

302/307,hace lugar a los principales reclamos de la parte actora, y llega cuestionada por la demandada a fs. 312/327 y por la accionante a fs.

308/311.

II- Por una cuestión de mejor orden metodologico trataré en primer términos las cuestiones planteadas por la parte demandada.

Sostiene el apelante que el “a quo” ha realizado una errada interpretación de las constancias glosadas a la causa y que no correspondería según su ver que la base remuneratoria este integrada por los gastos de telefonía celular, automóvil, medicina prepaga y productos recibidos mensualmente.

En este punto, cabe realizar algunas consideraciones:

En relación a la medicina prepaga el informe glosado a fs. 70/71

resulta decisivo para, tener por acreditado los extremos invocados en la demanda en cuanto a que los importe por este concepto eran pagados el 100% por C.A.S. .

En cuanto a la telefonía celular es la propia demandada quien asume que el servicio fue contratado por ella y asignado al actor.

En igual sentido se orienta el uso del automóvil el cual surge del informe glosado a fs. 211 que el mismo era propiedad de C.A.S..

Lo anteriormente indicados, debe ser analizado en forma integral con el resto de las probanzas arrimadas a la causa, las cuales no dejan lugar a dudas que, tanto, el automóvil como el celular, han sido asignados al actor para uso profesional como personal, y que en relación a la medicina prepaga era la empleadora quien se hacía cargo del pago de la misma (ver declaraciones de testigos G. fs. 198, Aversa fs. 193/194, O. fs.

195/196.

Fecha de firma: 21/10/2020

Firmado por: N.R.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: H.H.K., SECRETARIO DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

- SALA VII

CAUSA Nº 15228/2016

En relación a la entrega de productos, los testigos AVersa (fs.

193/194) y G. (fs. 198), dan cabal cuenta de que los empleados hacían un pedido y recibían la mercadería.

Deseo señalar, en conexión a este tema, que el Convenio Nº 95

de la O.I.T. (8 de junio de 1949) define el salario en su primer artículo del siguiente modo: “A los efectos del presente Convenio, el término salario significa la remuneración o ganancia, sea cual fuere su denominación o método de cálculo, siempre que pueda evaluarse en efectivo, fijada por acuerdo o por la legislación nacional, y debida por un empleador a un trabajador en virtud de un contrato de trabajo, escrito o verbal, por el trabajo que este último haya efectuado o deba efectuar o por servicios que haya prestado o deba prestar...” .

Y bien, comparto la línea jurisprudencial que sostiene que podría discutirse la inclusión del uso del celular en el concepto de remuneración si el teléfono móvil se suministran al trabajador para que cumpla con su tarea o aún para agregarle un grado de confortabilidad, pero ello no ocurre cuando, como en el caso, se trata de un empleado de jerarquía que por su posición social tenía dichos elementos incorporados necesariamente a su estilo de vida. La adjudicación del celular evitó el gasto que de todos modos la actora hubiera realizado y, en consecuencia, importó

una ventaja patrimonial que debe considerarse contraprestación salarial en los términos de los arts. 103 y 105 de la L.C.T. (en igual sentido, Esta S. “Nassimoff, A. c/ J.&. S.D. 40.720 el 29-02-08, S.X., en “G.G.G.J.c.M.S. y otros”, sent. del 14-09-04;

Copolechio, D.J. c/ Elvetium SA

, sent. 13.818 del 16-08-05, entre otros).

Siguiendo igual razonamiento corresponde tener en cuenta para el cálculo del ingreso base la medicina prepaga, gastos del automóvil ,

que abonaba la demandada y los productos entregados mensualmente.

Por los argumentos expuestos, propicio la confirmatoria del fallo en este sustancial punto.

II- Se agravia la parte actora, por el rechazo de su pretensión en relación a que el l BONUS que, según aduce, se le abonaba anualmente, no sea tenido en cuenta para la base de cálculo.

En relación al punto, sin perjuicio de mi opinión en la que ahondaré renglones más adelante, es menester apuntar que esta Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, mediante F.P. nº 322 in re Fecha de firma: 21/10/2020

Firmado por: N.R.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: H.H.K., SECRETARIO DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

- SALA VII

CAUSA Nº 15228/2016

TULOSAI, ALBERTO PASCUAL C/ BANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA

ARGENTINA S/ LEY 25.561

del 19 de noviembre de 2009; ha arribado a la siguiente doctrina: “1º) No corresponde incluir en la base salarial prevista en el primer párrafo del artículo 245 de la L.C.T., la parte proporcional del sueldo anual complementario. 2º) Descartada la configuración de un supuesto de fraude a la ley laboral, la bonificación abonada por el empleador sin periodicidad mensual y en base a un sistema de evaluación del desempeño del trabajador, no debe computarse a efectos de determinar la base salarial prevista en el primer párrafo del art. 245 de la L.C.T.”.

Cuando se habla de “remuneración”, se hace referencia a los rubros que componen la contraprestación que debe percibir el trabajador como consecuencia del contrato de trabajo, aun cuando no preste servicios,

por la mera circunstancia de haber puesto su fuerza de trabajo a disposición del empleador.

Así surge del art. 103 de la propia L.C.T.

Es consecuencia de lo expuesto, que haya que analizar la naturaleza jurídica de lo que percibe el dependiente, excluyendo los ítems que no poseen dicha naturaleza y entendiendo por tal (la naturaleza jurídica), lo que hace que la cosa sea lo que es.

He señalado antes que ahora, que el rubro bonus se pacta como prestación por el trabajo llevado a cabo, de manera tal que no se puede excluir del concepto de remuneración, en los términos de la ley argentina y del recordado convenio 95 (OIT).

No puede tampoco excluírselos de la consideración del art. 245, por más que se efectivicen, en ocasiones, de manera anual, y así lo digo en razón de que la norma en análisis habla de la mejor remuneración “devengada” y no efectivizada, y los bonus se van devengando a lo largo de la relación y no aparecen automáticamente ese día del año en que se pagan.

En suma, hay que distinguir lo devengado de lo pagado, y como consecuencia de eso, los bonus, no pueden ser un medio de fraude, para cuando ocurra el despido, sino que, por el contrario, se trata de un rubro remuneratorio, sujeto a todos los avatares propios de las sumas remuneratorias.

En el caso concreto que aquí tengo a consideración, pese a mis objeciones con respecto al plenario T., he de acatarlo, como corresponde, señalando lo siguiente: El texto del mismo expresa –en la parte que analizo- “… Descartada la configuración de un supuesto de fraude a la Fecha de firma: 21/10/2020

Firmado por: N.R.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: H.H.K., SECRETARIO DE CAMARA

28146662#271229261#20201021101009624

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

- SALA VII

CAUSA Nº 15228/2016

ley laboral, la bonificación abonada por el empleador sin periodicidad mensual y en base a un sistema de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba