Murió en Nueva York el maestro Héctor Zaraspe

Una clase magistral de Zaraspe: "A mis alumnos les enseño a bailar bien todos los días, bailar como si fuera el último día que se lo va a poder hacer", afirmaba

Enseñar era la razón de su vida. Enseñar ballet con el cuerpo, por supuesto, pero sobre todo con el espíritu. Enseñar con responsabilidad, con cultura -decía frecuentemente-, porque no se puede dudar cuando un chico pregunta. Héctor Zaraspe, el gran maestro de danza argentino , que pasó más de la mitad de su vida en Nueva York; el elegido de Rudolf Nureyev y Margot Fonteyn para acompañarlos en sus giras, cuando eran ya grandes estrellas; el hombre que le dio lecciones inolvidables a Julio Bocca , quien impulsó la carrera internacional de Paloma Herrera y ayudó a decenas de bailarines a llegar a Manhattan, donde no se cansó de abrir puertas. Zaraspe, un tucumano de baja estatura y principios altos, un señor convencido de que lo mejor que le había dado la vida había sido la pobreza porque aún así tuvo el apoyo para dedicarse a lo que amaba , murió este lunes poco antes de la medianoche. Había pasado varios días hospitalizado el mes pasado por su delicado estado de salud. Tenía 92 años.

Héctor Zaraspe con Rudolf Nureyev

Nació en junio de 1930 en Aguilares. A su maestra de primer grado, que descubrió su talento, le daba el crédito por haberle marcado un camino en el arte, pero sobre todo sentía que debía su carrera a otra mujer, su madre, con quien viajó a Buenos Aires tras la prematura muerte del padre. La pasión que hasta entonces se había dejado entrever en su provincia entre danzas folklóricas ganaba fuerza en la gran ciudad. Cuando de adolescente comenzó su formación con Otto Weber -que además de danza le dio lecciones de humanidad, le gustaba siempre destacar- no tenía dinero y pagaba sus clases con gallinas y huevos o limpiando los salones . Más tarde, vendía caramelos y cigarrillos en el aeropuerto de Morón cuando conoció a Elisa Duarte, hermana de Eva Perón. Le gustaba contar que fue ella quien le dio un trabajo en la sucursal 54 del correo y le permitió acceder a un curso acelerado para varones en el Teatro Colón, donde aprendió además de Gemma Castillo y Esmée Bulnes.

"Enseñar es una gran responsabilidad y la razón de mi vida", decía Zaraspe

A la par de su formación como bailarín, Zaraspe empezó la docencia en la Escuela de Artes y Oficios de Morón. En 1954, con un pasaje en barco de ida a España engañó a su madre y cruzó el charco. "Le dije que me iba becado por tres meses...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR