Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - Camara Comercial - Sala A, 16 de Diciembre de 2020, expediente COM 007092/2018/CA001

Fecha de Resolución16 de Diciembre de 2020
EmisorCamara Comercial - Sala A

Poder Judicial de la Nación En Buenos Aires, a los 16 días del mes de diciembre de dos mil veinte, se reúnen por vía remota los Señores Jueces de Cámara Doctora M.E.U.(. Nº 3) y D.A.A.K.F.(. Nº 2), con asistencia de la Señora Prosecretaria Letrada de Cámara, para entender en los autos caratulados “MURATORIO CECILIA

C/ CAJA DE SEGUROS S.A. S/ ORDINARIO” (Registro de Cámara n° 7092/2018),

originarios del Juzgado del Fuero Nro. 29, S.N.. 58, en los cuales, como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo establecido en el art. 268 CPCCN,

resultó que los Sres. Jueces de esta S. habrán de votar en el siguiente orden: V.N.° 1, V.N.° 2 y V.N.° 3. Sólo intervienen el D.A.A.K.F. (V.N.° 2) y la Doctora M.E.U.(. N° 3) por hallarse vacante el restante cargo de Juez de esta S. (art. 109 del Reglamento para la Justicia Nacional).

En estas condiciones, estudiados los autos, se planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta el Señor Juez de Cámara Doctor A.A.K.F. dijo:

  1. LOS HECHOS DEL CASO.

    1) C.M. promovió acción ordinaria por cobro de la suma de pesos cuatrocientos noventa y siete mil ochocientos tres con 49 centavos ($ 497.803,49)

    -o lo que en más o en menos resultase de la prueba a producirse en autos-, con más sus respectivos intereses y costas; ello, en concepto de daños y perjuicios sufridos como consecuencia del incumplimiento contractual en que habría incurrido la demandada en relación a la supuesta cobertura del siniestro por incendio parcial del vehículo de su propiedad.

    Sostuvo que con fecha 15.10.2017, siendo aproximadamente las 10 hs, se dirigía junto con su familia a la Provincia de Santa Fe, a los efectos de depositar en el cementerio de la ciudad de Funes los restos de su padre; indicando que en circunstancias en que se encontraban circulando por la autopista Buenos Aires/Rosario, a la altura del km. 272, advirtió repentinamente un incendio súbito y violento del motor de la camioneta de su propiedad, marca Peugeot Expert 2.0 HDI TEPEE, tipo rural, modelo 2008 y dominio HHG 499, que se propagó de manera inmediata a través de toda la estructura frontal de la unidad.

    Destacó que el incendio fue de tal magnitud que el matafuego reglamentario resultó insuficiente para apagar las llamas que invadían el motor,

    resultando necesarias cuatro (4) cargas adicionales para apaciguar el incendio, las que fueron provistas por otros conductores que se apersonaron y prestaron sus matafuegos.

    Explicó, en ese marco, que el vehículo asegurado quedó inutilizado como consecuencia de los daños ocasionados en el sector del motor, como así también por las averías Fecha de firma: 16/12/2020

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: V.C.P., Prosecretaria de Cámara Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación causadas en el capot, las ópticas, los paragolpes, las chapas de los laterales delanteros y en la pintura.

    Adujo haber efectuado en forma inmediata la denuncia del siniestro por ante la compañía de seguros accionada y al servicio mecánico de la aseguradora -A.C.A.-; refiriendo que a las 11.58 hs. del mencionado día compareció personal del servicio mecánico, constatando el estado en que se encontraba el vehículo, oportunidad en la que se labró la planilla de inspección mecánica, que acompañó con la demanda.

    Añadió que su camioneta fue remolcada hasta la ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe, entregándole la accionada un vehículo de alquiler sustituto para regresar a su domicilio.

    Aseveró que, además de haber realizado la pertinente denuncia en forma telefónica, presentó por escrito la ratificación de ésta ante la aseguradora el primer día hábil posterior al siniestro, es decir, el 17.10.2017, acompañando la totalidad de la documentación requerida.

    Puso de resalto que la demandada procedió a revisar el estado general del vehículo en dos (2) oportunidades, dejando transcurrir holgadamente los términos previstos por la ley para expedirse sobre el siniestro.

    Afirmó que, en la causa caratulada “M., C. c/ La Caja de Seguros S.A. s/ Diligencia Preliminar”, la accionada reconoció que los daños ocasionados al rodado superaban el 80 % del valor de venta al público de un vehículo de la misma marca y características, conclusión concordante en ese sentido, con lo afirmado por la concesionaria oficial “Le Meridien S.A.”, quien presupuestó la reparación de los daños ocasionados al vehículo en la suma de $ 376.642,67, superando dicho monto el 80 % del valor asegurado.

    Resaltó que surgía claramente de la póliza que ésta última cubría el siniestro así configurado, correspondiendo que la aseguradora abonara, a opción del asegurado, la suma asegurada de $ 275.400 con ajuste automático del 5 %, o bien el 80

    % de esa suma si su parte optaba por conservar los restos del rodado bajo su dominio,

    según la cláusula CG IN 3.2., puntos II y III.

    Afirmó que, más allá de las inspecciones de rigor realizadas al vehículo,

    la compañía demandada no le solicitó -en momento alguno- información complementaria, motivo por el cual, acaecido el plazo de treinta (30) días previsto por la normativa vigente en la materia, sin que aquélla se hubiese pronunciado respecto del siniestro, se produjo la aceptación tácita de éste.

    Apuntó que, pese a haber reclamado en diversas ocasiones el cobro del 80

    % del valor del rodado -en tanto su intención era conservar los restos para su posterior reparación- la accionada no cumplió con la obligación de indemnizarla.

    Detalló los correos electrónicos que intercambió con la accionada,

    Fecha de firma: 16/12/2020

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: V.C.P., Prosecretaria de Cámara Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación enfatizando los requerimientos de documentación adicional que esta última le efectuó

    treinta y ocho (38) días después de haber denunciado el siniestro; agregando que la contraria solicitó a su parte la entrega de un formulario N° 08 con los datos del comprador en blanco, lo que calificó de irregular.

    Transcribió el art. 5 del decreto 744/2004, reglamentario de la ley 25.761

    que exige en forma previa al pago del siniestro calificado como “destrucción total” la presentación del certificado de baja del automotor, remarcando que el siniestro no encuadraba dentro del concepto de “destrucción total”, toda vez que se trataba de un incendio parcial, resultando de aplicación al infortunio la cláusula CG-IN 3.2 y no la cláusula CG-IN 4.2 del contrato.

    Destacó que la demandada persistía en la pretensión de que se tramitase la baja del vehículo con el objeto de cumplimentar una supuesta condición de cobro,

    cuando su intención había sido siempre la de reparar el vehículo.

    Precisó que la demandada había incurrido en mora respecto del pago de la obligación asumida el 29.11.2017, por haber transcurrido cuarenta y cinco (45) días desde la denuncia del siniestro, por lo que no podía oponer el cumplimiento del contrato cuando había dado por decaídas las cláusulas allí establecidas.

    Explicó que en las actuaciones caratuladas “M., C. c/ La Caja de Seguros S.A. s/ Diligencia Preliminar” la aseguradora reconoció la “destrucción total” del rodado, denunciando que el siniestro se había configurado bajo los términos de la cláusula CG-IN 4.2; lo que implicaba, según la letra de tal disposición,

    que su parte debía tramitar la baja del vehículo para que la accionada procediese a abonar la indemnización correspondiente.

    Aseveró, en tal sentido, que la cláusula en cuestión resultaba constitutiva de una renuncia o restricción a los derechos del consumidor, desequilibrante de la justicia conmutativa del contrato; añadiendo que la demandada no poseía facultad alguna para obligarla a presentar la baja de su vehículo, dado que tenía la intención de repararlo,

    utilizarlo y conservarlo. Subsidiariamente, planteó la nulidad de dicha cláusula.

    Detalló los rubros indemnizatorios pretendidos, consistentes en: i) la suma de $ 289.170, correspondiente al total de la suma asegurada; ii) el importe de $

    3.661,49 en concepto de patentes abonadas hasta la fecha de interposición de la demanda y $ 10.022 por las primas abonadas con posterioridad al siniestro; iii) la cantidad de $ 30.000, en concepto de “daño moral”; iv) el importe de $ 50.000 por “daño punitivo” y; v) la suma de $ 114.750 en concepto de “privación de uso” del rodado.

    2) Corrido el pertinente traslado de ley, compareció al juicio la demandada “Caja de Seguros S.A.”, quien contestó la acción a fs. 193/201, solicitando su íntegro rechazo, con costas a cargo de la reclamante.

    Fecha de firma: 16/12/2020

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: V.C.P., Prosecretaria de Cámara Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación Reconoció que, con fecha 15.10.2015, tuvo lugar el incendio del rodado Peugeot Expert 2.0 HDI, dominio HHG 499, el que se encontraba amparado por su parte. Afirmó que la póliza establecía que se configuraba el supuesto de “destrucción total” por incendio cuando el valor de reparación de las partes siniestradas alcanzaba el 80 % de la suma asegurada, según la cláusula CG-IN 4.2.

    Expresó que la suma asegurada, a la fecha del siniestro, ascendía a $ 275.400, en virtud de lo cual la cobertura se activaría en el caso de que el costo de reparación fuese igual o superior a $ 220.320. Indicó que sus peritos mecánicos estimaron el valor de los arreglos en el importe de $ 277.106, con posibles adicionales por $ 62.052, lo que representaba un 123 % de la suma asegurada ; por lo que resultaba evidente que, en función de la magnitud de los daños, se había configurado el supuesto de “destrucción total” del vehículo asegurado.

    Refirió que en el punto III de la mencionada cláusula CG-IN 4.2 se dispuso que, determinada la “destrucción total” de la unidad, aún cuando el asegurado optara por conservar los restos en su poder...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba