La muerte de Maradona. Las contradicciones de la enfermera suman misterio a las horas finales

Aunque la autopsia determinó que Diego Maradona falleció como consecuencia de una insuficiencia cardíaca crónica que le provocó un edema de pulmón, las circunstancias previas a la muerte del astro del fútbol mundial aparecen dominadas por una serie de contradicciones y misterios.Las sospechas sobre una posible desatención de Maradona se concentran en dos integrantes del grupo dedicado a cuidar al director técnico de Gimnasia y Esgrima La Plata: la enfermera Gisela Madrid y el neurocirujano Leopoldo Luque.Esas dudas sobre el desempeño de la enfermera se fundaron en las tres versiones distintas que aportó sobre los movimientos y reacciones de Maradona, previas a la muerte.Según fuentes de la investigación, en un documento que, todavía no fue incorporado en el expediente, la enfermera consignó que a las 9.20 habría ingresado en la habitación y que Maradona, se negó a tomarse controles de signos vitales.Esta circunstancia habría sido volcada por la testigo en el informe escrito que presentó ante su supervisor en la empresa de servicios de enfermeros para pacientes con internación domiciliaria. Hasta anoche este documento no había sido presentado en la causa.En su primera declaración testimonial, la enfermera manifestó que llegó a las 6.30 a la casa del lote 45 del barrio San Andrés, nada mencionó de que Maradona se había negado a que le hicieran controles.Al tomar la guardia, la enfermera explicó que su colega le dijo que no había novedades y que Maradona se negó a cenar, aunque estaba hidratado por haber consumido líquidos.Según la testigo, ingresó en la habitación no antes de las 10 para suministrar la medicación, pero como encontró dormido a Maradona, decidió no despertarlo y resolvió esperar que llegaran la psiquiatra y el psicólogo para no interrumpir el descanso dos veces.Al declarar por primera vez, la enfermera manifestó que, a las 8.50 escribió un mensaje en el grupo de WhatsApp que integran los encargados de cuidar al capitán del seleccionado argentino de fútbol, para comunicar que Maradona estaba descansando.La enfermera relató que, minutos después de las 11.30 llegaron la psiquiatra y el psicólogo, se dirigieron a la habitación de Maradona, lo llamaron en voz alta y, debido a que no respondía, la convocaron a ella y a Maximiliano.Ante la falta de respuestas, ella y la psiquiatra comenzaron con las maniobras de reanimación. Casi al mismo tiempo, según la testigo, Maximiliano, el asistente de Maradona, llamó a la ambulancia.Así...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba