Los movimientos sociales vuelven a las protestas y el Gobierno busca prevenirlas

El esquema de contención del Gobierno está cerca de desbordarse y, sin medidas de fondo para paliar las malas noticias económicas, en las próximas semanas la conflictividad callejera será muy elevada. Este es el diagnóstico que hacen las organizaciones sociales sobre el momento que atraviesa la maltrecha economía.El "lento y doloroso" camino que eligió el Gobierno para salir de la crisis económica que atraviesa la Argentina desde abril no los conforma. Tampoco los refuerzos de asistencialismo que ya desplegó el Ministerio de Desarrollo Social, que encabeza , como el aumento "escalonado" del dinero que transfiere directamente a los programas y la ayuda alimentaria en comedores y merenderos, lograron aliviar los efectos de que afectó a la economía.El impacto de la crisis ya se percibe en los estratos más pobres de la sociedad, según lo reconocen en el Gobierno, movimientos sociales y la Iglesia., en una espiral ascendente descontrolada -según consultoras especializadas en agosto podría alcanzar el 4% y cerraría el año por encima del 32%-, la cayó 6,7% en junio, sumado a la fuerte devaluación del peso y la caída del empleo, principalmente el informal, generaron un escenario complejo y de difícil resolución.Por eso, después de varias semanas sin movilizaciones, anteayer la Ciudad de Buenos Aires volvió a transformarse en el epicentro de los reclamos sociales: . Pero la cuestión no terminó ahí: los docentes bonaerenses ya anunciaron un paro en las escuelas para el martes, miércoles y jueves. El viernes, además, se movilizarán. Lo mismo ocurre con los docentes universitarios, que programan para el jueves una marcha federal."Hay mucha tristeza y crece el malestar. El Gobierno apostó a transitar por la cornisa. La gente va a salir cada vez más a la calle, nosotros ya alertamos al Gobierno", dijo Daniel Menéndez, de Barrios de Pie. Este análisis lo comparten el resto de los líderes de las organizaciones, como Juan Grabois (CTEP) Emilio Pérsico (Movimiento Evita) y Juan Carlos Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa (CCC).La emergenciaUno de los requerimientos que le manifestaron a la ministra Stanley fue la necesidad de declarar la emergencia alimentaria. Para el Gobierno, al menos por ahora, no es una opción.En la Casa Rosada siguen con atención cada movimiento. Las encargadas de evitar el "desborde" son Stanley y la gobernadora bonaerense...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR