Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, 9 de Mayo de 2011, expediente 25.172/2009

Fecha de Resolución 9 de Mayo de 2011

Poder Judicial de la Nación En Buenos Aires a los nueve días del mes de mayo de 2011, reúnense los señores Jueces de la Sala D de la Excelentísima Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial de la Capital Federal, con el autorizante, para dictar sentencia en la causa “MOSCA A.E. contra BBVA

BANCO FRANCES S.A. sobre ORDINARIO” registro N° 25.172/2009,

procedente del JUZGADO N° 25 del fuero (SECRETARIA N° 50), donde está identificada como expediente N° 053418, en los cuales como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo previsto por el art. 268

del Código Procesal, resultó que debían votar en el siguiente orden, D.:

V., H. y D..

Estudiados los autos la Cámara planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta, el señor Juez de Cámara, G.G.V. dijo:

I.A.E.M. promovió demanda contra el BBVA Banco Francés S.A., a quien reclamó ser resarcida por los daños y perjuicios que dijo haber padecido por la actuación ilegítima desarrollada por la mencionada entidad.

Relató que con fecha 12 de febrero de 1999 recibió una nota certificada,

emitida por el Banco, comunicándole su inclusión en la base de datos de clientes inhabilitados y en consecuencia la suspensión del servicio de pago de sus cuentas. Posteriormente la entidad demandada decidió cerrarle sus cuentas.

Sostuvo que como consecuencia de ello, requirió a la demandada que le brindara las explicaciones del caso, en tanto no existían motivos de ninguna índole para las sanciones que le fueron aplicadas. Y mucho menos para que fuera incluida en el sistema, como cuentacorrentista inhabilitada.

Explicó que, según pudo revelar, por medio de averiguaciones con empleados del mismo Banco, su situación guardaba cierta relación con anteriores desempeños de la accionante como directora de sociedades mercantiles.

A raíz de los hechos relatados, y de otros tantos reclamos efectuados por la demandada de deudas que no le eran propias, se vio obligada a iniciar una “diligencia preliminar”, que tramitó ante el Juzgado de éste mismo fuero N°

22, y que provocó la reacción del Banco que posibilitó la concreción de un acuerdo extrajudicial mediante el cual se la desobligó de toda responsabilidad por la cuenta de la sociedad Biey Marketing S.A. y aceptó resarcirla por los daños padecidos.

A pesar que el mentado convenio concluía declarando que una vez cumplido el mismo las partes nada tendrían que reclamarse mutuamente, amén que renunciaban a toda acción o derecho sobre el particular, el Banco siguió

remitiéndole diversas y reiteradas intimaciones, en términos intimidatorios reclamando una deuda que la actora calificó de inexistente.

En virtud de los perjuicios derivados de tal actuación ilícita de la demandada reclamó en calidad de daño moral la suma de $ 37.000.

  1. El BBVA Banco Francés, contestó la demanda en fs. 58/62.

    Luego de una negativa puntual de los hechos referidos por su contraria,

    dio su versión de los hechos.

    Sostuvo que las causas que motivaron el convenio citado por la actora nada tienen que ver con las intimaciones que reprocha.

    Afirmó así que la señora A.E.M. fue titular de una cuenta corriente que a la fecha de su cierre arrojaba un saldo deudor de $ 2.906,81, y que a la fecha del responde asciende a $ 10.513,30.

    Con base en tal crédito dijo haber intimado a la contraria, por lo cual ninguna inconducta cabe atribuirle.

    En subsidio negó la existencia de los perjuicios invocados, y criticó la cuantía del resarcimiento reclamado por no haberse explicado cómo se llegó a dicho quantum.

  2. La sentencia de la anterior instancia (fs. 245/255) admitió

    parcialmente la demanda y condenó al BBVA Banco Francés a pagar a la actora la suma de $ 32.000 en concepto de daño moral; todo ello con más sus respectivos intereses y costas.

    Para así decidir, el señor J. a quo entendió que existió por parte de la demandada un incumplimiento al convenio celebrado con fecha 12.7.2000 (el cual luce copiado a fs. 148), que explícitamente establecía entre sus cláusulas la renuncia de ambas partes a exigir el pago de cualquier deuda anterior a la firma del acuerdo.

    Así, el magistrado argumentó que si bien el contrato nada decía respecto al origen del conflicto que a través del mismo se resolvía, un análisis cronológico de los hechos imponía suponer que este tenía su causa en el cierre de la cuenta corriente personal de la señora Mosca, la cual a su vez originó el saldo deudor que la demandada le reclama.

    Concretamente, el señor J. consideró que el conflicto que desencadenó

    la firma del aludido convenio y el presente pleito se encontraban íntimamente ligados, y en esa línea argumental juzgó que debía responsabilizar al Banco por incumplir la renuncia a accionar prevista al concluir dicho acuerdo.

    Con base en tal actuación, que calificó de irregular, y teniendo en cuenta la prueba producida, concedió a la señora M. la suma de $ 32.000 como indemnización por el daño moral padecido. Rechazó otorgar algún resarcimiento por “desprestigio laboral” al encontrar no probado tal daño.

    Ambas partes apelaron el fallo.

    1. La actora, al expresar agravios (fs. 288/291), impugnó la sentencia por:

      1) no haber reconocido alguna reparación por el daño psicológico oportunamente solicitado; 2) que hubiera calificado la responsabilidad del Banco como contractual; 3) no tuviera en cuenta que su parte resultó ser la más débil de la relación. Esta pieza fue contestada por la demandada en fs.

      298/300.

    2. La entidad demandada (BBVA Banco Francés S.A.) se agravió de la condena que le fue impuesta al sustentar su apelación (fs. 281/286). La actora contestó sus argumentos en fs. 293/296.

      La demandada, hizo foco, principalmente, en dos argumentos.

      1) Objetó la interpretación extensiva que el magistrado otorgó al convenio de fs. 31.

      2) Como consecuencia de ello, negó que la renuncia allí pactada se aplicara a toda otra deuda que la actora tuviera con el Banco.

      En relación a los daños invocados por su contraria, reiteró su desconocimiento y en subsidio, objetó la cuantía del resarcimiento otorgado,

      al calificarlo de elevado.

  3. Un evidente orden lógico me impone iniciar el estudio de sendos recursos por el planteado por el Banco condenado.

    Es que de proceder esta apelación, la deducida por la actora podría tornarse abstracta.

    A. Recurso del BBVA Banco Francés S.A.

    Como referí en párrafos anteriores, el apelante impugnó la sentencia de primera instancia por cuanto consideró que el señor J. a quo habría mal interpretado el alcance que se intentó otorgar al convenio de fs. 31, el cual no contempló la deuda que le fue y aun le es reclamada a la parte actora.

    En este sentido, el Banco recurrente sostuvo que: “…el fallo apelado debió indagar con mayor certeza y exégesis qué es lo que se quiso concretar mediante el ya citado convenio de fecha 12-7-00 que puso fin a la acción judicial caratulada 'M.A.E. c/ BBVA Banco Francés s/ Diligencia Preliminar…'”.

    Además postuló que el acuerdo había importado una transacción en los términos del art. 832 del Código Civil, que estuvo precedida por una acción judicial y que buscaba resarcir a la accionante por el cierre de su cuenta corriente, así como también por el malestar generado por el conflicto.

    Por último, alegó que la renuncia a la deuda no se podía presumir, como entendió la sentencia, sino que la misma, debía estar expresamente estipulada.

    Cuestión que en el caso no ocurrió.

    Frente a la incertidumbre generada por los alcances del convenio, en particular de su cláusula tercera en la cual, luego que la señora M. aceptó

    la propuesta del Banco plasmada en las anteriores cláusulas, afirman ambos comparecientes que “…una vez dado cumplimiento por el Banco a lo pactado en este instrumento, las partes mutuamente renuncian y/o desisten de toda acción o derecho de reclamar en sede judicial o administrativa que tuvieran entre sí por cualquier concepto, causa o título anterior a la fecha del presente”.

    La lectura del convenio revela que el mismo fue generado luego de el responde del Banco en las diligencias preliminares que dedujo la aquí actora a fin de requerir ciertas precisiones a la demandada relativas a la suspensión del servicio de pago y posterior cierre de su cuenta corriente personal motivada “por haber sido incluido en la base de inhabilitados”.

    De seguido presumió que tal cierre había sido causado por su actuación como directora suplente en la sociedad Biey Marketing S.A., cargo al que había renunciado con anterioridad (fs. 8v diligencias preliminares).

    Igual causa fue invocada en este proceso al indicar que por dichos de un empleado del Banco, la causa de tal cierre estaba basada en su anterior actuación como directora de la mentada sociedad (fs. 17).

    Congruente con ello, el convenio de marras se refirió a este tema pues en su cláusula primera el Banco se comprometió a iniciar ante el Banco Central de la República Argentina “…el trámite de anulación de los rechazos de los cheques que registrare la requirente, a petición del Banco Francés, en la base de datos del Banco Central. Ello obedecerá solamente en relación a los cheques que fueran emitidos en la cuenta corriente de la firma Biey Marketing S.A. con posterioridad a la fecha de desvinculación de la requirente del directorio de la firma mencionada (esto es, 1 de junio de 1998. Lo expuesto excluye todo cheque que la requirente hubiera firmado por la sociedad mencionada, y que fuera presentado al cobro incluso en fecha posterior al 1

    de junio de 1998”.

    No tengo dudas, pues ello deriva de una interpretación literal que es la primera forma de dar explicación a los alcances de un contrato (CNCom Sala B, 5.11.1992, “R., C. c/ Sircovich, J. s/ cumplimiento de contrato”), que el convenio se redujo a la relación de la señora Mosca con el Banco teniendo como único objeto su actuación como directora suplente de Biey Marketing S.A.

    Sin embargo esta precisión se desdibuja si advertimos que la redacción de la cláusula tercera, luego de condicionar la ulterior renuncia a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR