Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala C, 28 de Febrero de 2020, expediente CIV 080601/2017/CA001

Fecha de Resolución28 de Febrero de 2020
EmisorCamara Civil - Sala C

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA C

CIV 80601/2017/CA001 – JUZG. N°60

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los días del mes de febrero de 2020, reunidos en acuerdo los señores jueces de la S. “C” de la Cámara Civil, para conocer de los recursos interpuestos en los autos “MOREIRA TORRES DARIO

EFRAIN C/CONDORI LAZARTE RUBEN Y OTRO S/ DAÑOS

Y PERJUICIOS (ACC. TRAN. C/ LES. O MUERTE)”,

respecto de la sentencia corriente a fs.

172/180, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo, resultó que la votación debía efectuarse en el orden siguiente: S.. Jueces de Cámara Dres.

Trípoli, Converset y D.S..

Sobre la cuestión propuesta el Dr.

Trípoli dijo:

I.- La sentencia de primera instancia admitió la demanda entablada y, en consecuencia, condenó a R.C.L. y a “La Nueva Cooperativa de Seguros Limitada” a abonar a D.E.M.T. la suma de $369.054 –comprensiva de $200.000 por incapacidad sobreviniente, $100.000 por daño Fecha de firma: 28/02/2020

Alta en sistema: 03/03/2020

Firmado por: O.L.D.S., Juez de Cámara Firmado por: J.M.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: P. TRIPOLI, JUEZ DE CAMARA

moral, $5000 por gastos médicos, farmacéuticos y de movilidad, $53.554 por daños materiales y $10.500 por privación de uso- con más los intereses y las costas del juicio, por los daños y perjuicios sufridos en el accidente de tránsito ocurrido el día 14 de mayo de 2017.

El actor relató que, en tal ocasión,

aproximadamente a las 14 hs., circulaba en su automóvil marca Chevrolet Meriva, dominio FGH

137, por la Av. I. de la localidad de San Justo, con sentido de circulación hacia L.d.M. cuando al arribar a la intersección con la calle O. –de único sentido de circulación- inició el cruce momento en el que fue violentamente embestido en el sector trasero izquierdo (puerta trasera y guardabarros trasero) por la parte delantera del Renault Kangoo, dominio MOJ 296, conducido por el demandado, quien se desplazaba por O.

y a la izquierda del demandante. Indicó que como consecuencia del siniestro, su vehículo impactó contra el cordón derecho, sufriendo lesiones y provocándole daños materiales.

Contra el referido pronunciamiento se alzaron el actor y la citada en garantía,

quienes expresaron agravios a fs. 204/208 y fs.

199/203, respectivamente, los que fueron respondidos a fs. 210/211 y fs. 213/219.

El actor se queja por los montos por los que prosperaron los ítems incapacidad Fecha de firma: 28/02/2020

Alta en sistema: 03/03/2020

Firmado por: O.L.D.S., Juez de Cámara Firmado por: J.M.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: P. TRIPOLI, JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA C

psicofísica y daño moral.

La citada en garantía se agravia por la atribución de responsabilidad decidida en la sentencia, por la procedencia y cuantía de los rubros reconocidos en concepto de incapacidad sobreviniente, daño moral, gastos médicos,

farmacéuticos y de movilidad, daños materiales y privación de uso. Finalmente, cuestiona la manera en que fueron liquidados los intereses.

II.- Procederé a dar respuesta a las críticas esbozadas por las partes.

En el caso de autos, no existe controversia en cuanto a que se está frente a un accidente entre automotores y, por lo tanto,

resulta aplicable la teoría del riesgo o vicio de la cosa (v. gr. art. 1769 del CCyC de aplicación al caso conforme art. 7° del mismo cuerpo legal).

La ocurrencia del accidente no se encuentra en discusión, pero sí las circunstancias en que se produjo y los elementos probatorios que permitan atribuir la responsabilidad al demandado.

Cabe destacar que tales circunstancias interesan de manera relevante, pues según cuáles hayan sido, podrá formarse un juicio a propósito de si cabe responsabilizar al demandado o sobre la existencia y magnitud de los daños que son consecuencia del suceso Fecha de firma: 28/02/2020

Alta en sistema: 03/03/2020

Firmado por: O.L.D.S., Juez de Cámara Firmado por: J.M.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: P. TRIPOLI, JUEZ DE CAMARA

(Z. de González, M., Resarcimiento de daños, Buenos Aires, Argentina, E.H., 1997, t. 3, pág. 139).

Es que la apelante al relatar su versión sobre las características del hecho,

paralelamente reconoce la existencia misma del siniestro, de modo que el debate probatorio debe circunscribirse a “cómo” ha sucedido.

Ahora bien, más allá de que pesa sobre el actor la prueba genérica del hecho, no necesariamente debe soportar la carga de probar las circunstancias o la mecánica, sobre todo en los supuestos de daños derivados del riesgo o vicio de una cosa. En tal dirección, el actor debe demostrar un hecho en que haya tenido intervención activa la cosa riesgosa o viciosa,

y el demandado, si quiere eximirse de responsabilidad, tendrá que acreditar algunas de las eximentes –hecho del damnificado (art.

1729 del CCyC), caso fortuito o fuerza mayor (art. 1730 del CCyC) y hecho de un tercero (art. 1731)– que evidencien que el daño sufrido tiene su origen en una causa ajena al riesgo o vicio (Z. de González, M., ob. cit., pág.

139).

En el pronunciamiento recurrido, el sentenciante concluyó que, por encontrarse reconocido por la parte actora y por la propia aseguradora la ocurrencia misma del evento en las circunstancias de tiempo y lugar señalados Fecha de firma: 28/02/2020

Alta en sistema: 03/03/2020

Firmado por: O.L.D.S., Juez de Cámara Firmado por: J.M.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: P. TRIPOLI, JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA C

en la demanda, no obstante que última alegó que aquel se había producido por culpa exclusiva del actor, lo cierto es que ninguna prueba a la litis aportó a fin de acreditar –tal como adujo en su contestación- que M. no respetó las normas reglamentarias del tránsito.

Si bien le asiste razón a la quejosa en relación a que la prueba resulta escasa respecto a la mecánica del accidente objeto de la presente litis, lo cierto es que tal circunstancia no puede redundar en contra del damnificado.

Es que en los supuestos de responsabilidad por vicio o riesgo de las cosas, rige el principio indubio pro víctima,

que no significa una reducción probatoria ciega y mecanicista de la relación de causalidad entre el daño y el hecho, sino una derivación lógica y razonable de la atribución de responsabilidad por el riesgo o vicio de las cosas.

Precisamente del mentado principio deriva la presunción de responsabilidad sobre el dueño o guardián de la cosa, que sólo se exime acreditando alguna de las eximentes antes aludidas. En tal marco, y tal como precisó el fallo cuestionado, en estos autos, quienes debieron aportar prueba sobre la mecánica y las eximentes eran los accionados y nada de esto hicieron.

Fecha de firma: 28/02/2020

Alta en sistema: 03/03/2020

Firmado por: O.L.D.S., Juez de Cámara Firmado por: J.M.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: P. TRIPOLI, JUEZ DE CAMARA

Insisto. La citada en garantía vuelve a sostener que el actor embistió a su asegurado cuando éste ya había traspasado la mitad del cruce con la avenida I.; que Condorí

Lazarte se detuvo para evitarlo pero que se produjo el contacto entre la parte lateral trasera izquierda del vehículo del actor contra su parte delantera. No obstante ninguna prueba aportó que permita aseverar tal circunstancia.

Por el contrario, el croquis realizado por el propio asegurado al denunciar el siniestro,

ubica al vehículo del actor trasponiendo ya la mitad de la avenida, no así al del demandado (fs. 54).

Lo que sí se encuentra probado es que ambos rodados participaron del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR