Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala X, 1 de Julio de 2016, expediente CNT 010145/2011/CA001

Fecha de Resolución 1 de Julio de 2016
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala X

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA X SENT. DEF. EXPTE. Nº: CNT 10145/2011/CA1 (37.421)

JUZGADO Nº: 78 SALA X AUTOS: "MOREIRA SANTIAGO MARINA Y OTRO C/ SWISS MEDICAL S.A. Y OTROS S/ DESPIDO”

Buenos Aires, 01 de julio de 2016 El Dr. E.R.B. dijo:

En una acción incoada por los derecho habientes de M.C.S.P., el Sr. Juez “a-quo” estimó acreditado que entre ésta y Swiss Medical S.A. existió

relación de trabajo; reputó legítima la decisión de la trabajadora al considerarse despedida el 22/10/10, y condenó a la mencionada codemandada, conjuntamente con C.S.A. y C.F.B. (éste, como responsable en los términos de los arts. 59 y 274, ley 19.550), al pago de las indemnizaciones generadas a consecuencia de ese hecho extintivo, considerando una antigüedad en el empleo desde el 1/7/84, fundado en: la rebeldía de CAMI S.A., que Sanatorio Güemes S.A. s/quiebra contestó demanda a través de su Síndico, quien se limitó a negar los hechos sin dar datos de interés, la extensa documental acompañada por la parte actora y la relación entre las demandadas que dan cuenta los testigos, como así la presunción emergente del art. 55 L.C.T. (to) respecto de CAMI S.A y Sanatorio Güemes S.A. s/quiebra, lo cual lleva –según expuso- a la convicción que existió una sola relación laboral, sin perjuicio que a lo largo de los años la denominación y/o razón social de la empleadora se ha ido modificando (fusiones, absorciones y transferencias -conf. arts. 82 y conc. LSC y 228 L.C.T. to) recayendo en Swiss Medical S.A.

Contra tal decisión recurren: la parte actora, a tenor del memorial de fs.

708/vta., mientras que S.M.S.A. lo hace en los términos que da cuenta la presentación de fs. 712/23 (a lo que adhirió B. –fs. 729-); ambas debidamente replicadas a fs. 730/37 y 747/49vta.

En función a las cuestiones objeto de los distintos recursos, corresponde dar tratamiento, en primer lugar, a la queja de S.M.S.A., quien se agravia, de inicio, Fecha de firma: 01/07/2016 Firmado por: E.R.B., JUEZ DE CAMARA Firmado por: D.E.S., JUEZ DE CAMARA #20805430#156899029#20160701104007003 porque el “sub júdice” tuvo por acreditado que se verificó, entre su parte y la Dra. S.P., una relación de trabajo; y al respecto, luego de evaluar, a la luz de las reglas de la sana crítica (conf. art. 386 C.P.C.C.N.), las probanzas arrimadas a la causa, no tengo dudas que, por lo menos desde septiembre de 1.997, existió entre los mencionados una vinculación de las previstas por el art. 22 L.C.T. (to).

Digo esto, aún desde la encendida defensa que realiza la quejosa calificando a la Dra. S.P. como médica de cartilla (con olvido que también lo fue de emergencias y de visitas domiciliarias –ver responde a fs. 119 vta. y pericial contable a fs. 622-), porque si se advierte que la actividad de Swiss Medical S.A. es la prestación de servicios de salud a sus afiliados o asociados, y que de modo personal, normal y habitual, aquélla se desempeñó, prioritariamente (para no decir casi con exclusividad) como médica en la atención de los pacientes domiciliarios y de emergencia (ver detalle expuesto por el perito contador a fs.

615/7), conforme los domicilios que le eran indicados por los operadores telefónicos (ver declaraciones de L.R.K. –fs. 531/2-, M.F.C. –fs. 590/1- y M.S. –fs.

592/3- y listado de fs. 605/14), a cambio de importes que le eran abonados mensualmente, no cabe más que concluir que S.P. integró los medios personales de los que se valió la quejosa para cumplir su actividad (conf. art. 5 L.C.T. to); que no se trató más que de una trabajadora de las definidas por el art. 25 L.C.T. (to); contratado por un empleador de los señalados por el art. 26 de dicho cuerpo legal, y que la relación que existió entre ambos, no fue más que una de las contempladas por el art. 22 L.C.T (to).

Así es, porque existió prestación personal de servicios a cambio de una remuneración –dependencia económica- y en base a una conducta ajustada a la organización empresaria de la demandada –dependencia jurídico personal-, cuyos medios personales S.P. integró.

De todos modos, aunque innecesario en función a la prueba analizada, si alguna duda subsistiera, el art. 23 L.C.T. (to), derivado del hecho de la prestación de servicios, la despeja. Aclaro, en este sentido, que la condición de profesional de la mencionada, no es un supuesto de exclusión de dicha disposición legal.

Fecha de firma: 01/07/2016 Firmado por: E.R.B., JUEZ DE CAMARA Firmado por: D.E.S., JUEZ DE CAMARA #20805430#156899029#20160701104007003 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA X En nada obsta a lo dicho que P.S. hubiera estado inscripta como autónoma, emitiera factura, o no hubiera estado anotada en los registros laborales de Swiss Medical S.A., porque ello sólo muestra eso, o sea que ésta no la inscribió, pero no que no laboró en las condiciones que denunció. También es indiferente que los pagos que se le realizaron, lo hubieran sido bajo la denominación de “honorarios”, porque está demostrado que respondieron a una causa diferente (conf. art. 103 L.C.T. to).

Además, la relación de trabajo es un contrato realidad, así llamado, para indicar que lo determinante son los hechos, tal como se dan, y no lo que las partes quieran decir de su relación o las denominaciones o formas que, de buena o mala fe, adoptan para poner un velo sobre lo realmente ocurrido. De todos modos, aclaro en este punto, que los derechos del trabajador son irrenunciables (conf. art. 12 L.C.T. to), y que, en concreto, lo que, para establecer la naturaleza de una vinculación, es en qué condiciones se desempeñó

P.S. a favor de la recurrente (en la atención a los pacientes/afiliados de ésta), y creo, quedó suficientemente demostrado que no fue con las características que lo presentó la quejosa.

Sólo restaría agregar, que el hecho que la misma contara, en el mejor de los casos, con instrumental propio, lo único que muestra en que se trata de una herramienta de trabajo (conf. art. 76 de la L.C.T. to); y nada indica que su prestación no hubiera sido “in tuitu personae”, porque no era indiferente...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR