Sentencia de Cámara Federal de Casación Penal, 3 de Julio de 2012, expediente 13.160

Fecha de Resolución 3 de Julio de 2012

CAUSA Nro.13.160 - SALA IV

MORALES, M.H. s/recurso de casación Cámara Federal de Casación Penal REGISTRO NRO. 1119/12

.4

AUTOS Y VISTOS:

En la ciudad de Buenos Aires, a los 3 días del mes de julio del año dos mil doce, se reúne la Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal integrada por el doctor M.H.B. como P. y los doctores J.C.G. y G.M.H. como Vocales, asistidos por el S.A., a los efectos de resolver el recurso de casación interpuesto a fs. 180/186 vta. de la presente causa N..

13.160 del registro de esta Sala, caratulada: “MORALES, M.H. s/recurso de casación”, de la que RESULTA:

  1. Que el Tribunal Oral en lo Criminal N° 18 de esta ciudad, en la causa N.. 3478 de su registro, por veredicto dictado con fecha 8 de septiembre de 2010 –cuyos fundamentos fueron dados a conocer el 15 de septiembre del mismo año-, resolvió condenar a M.H.M. como autor penalmente responsable del delito de robo agravado por haberse cometido mediante la utilización de un arma, en grado de tentativa, a la pena de tres años de prisión en suspenso y costas (arts. 26, 29 inc. 3, 42, 45 y 166,

    inc. 2° del C.P.) – (fs. 169 y 170/178 vta.).

  2. Que, contra dicha resolución, la señora Defensora Pública Oficial, M.L.N., interpuso recurso de casación a fs. 180/186

    vta., el que fue concedido a fs. 187/188 y mantenido en esta instancia a fs.

    193.

  3. Que el recurrente encuadró sus agravios en la vía casatoria prevista en el art. 456, inc. 2, del C.P.P.N., alegando una falta de fundamentación en la resolución puesta en crisis.

    En sustento a su reclamo, el impugnante expresó que –a su entender- el desarrollo de la audiencia de debate ha permitido acreditar el 1

    estado de ebriedad que presentaba su defendido al momento de los hechos, en los términos del art. 34, inc. 1, del C.P. Afirmó que, no obstante ello, el tribunal a quo brindó a la cuestión un tratamiento superficial, que resulta incompatible con el requisito de fundamentación que debe observar toda sentencia.

    Destacó que su planteo no pretende invocar un mero estado de intoxicación de su asistido, sino poner de relieve que la misma médica legista que lo examinó, ponderando la cantidad de alcohol ingerida por M. y las circunstancias psicofísicas del sujeto, concluyó que no podía descartarse que el imputado no haya podido comprender la criminalidad de sus actos, ni dirigir sus acciones.

    En síntesis, el recurrente se agravió porque entendió que dicha incertidumbre debió haber sida resuelta de conformidad con lo previsto por el art. 3 del C.P.P.N., motivo por el que solicitó que se absuelva a su defendido.

  4. Que en la oportunidad prevista en los arts. 465, primer párrafo, y 466 del C.P.P.N., a fs. 195/197 se presentó el señor Defensor Público Oficial ante esta Cámara, J.C.S. (h), quien solicitó

    que se haga lugar al recurso interpuesto y se tenga presente la reserva del caso federal.

  5. Que, en idéntica oportunidad procesal, a fs. 198/200 se presentó el señor F. General ante este Tribunal, R.O.P., quien solicitó que se rechace el recurso incoado.

  6. Que superada la etapa prevista en el artículo 465, último párrafo, y 468 del C.P.P.N., de lo que se dejó constancia en autos, quedaron las actuaciones en estado de ser resueltas. Efectuado el sorteo de ley para que los señores jueces emitan su voto, resultó el siguiente orden sucesivo de votación: doctores M.H.B., G.M.H. y J.C.G..

    CAUSA Nro.13.160 - SALA IV

    MORALES, M.H. s/recurso de casación Cámara Federal de Casación Penal El señor juez M.H.B. dijo:

  7. Con relación a la admisibilidad del recurso interpuesto por la defensa de M.H.M., corresponde señalar que si bien el monto de pena que le ha sido impuesto –tres años de prisión en suspenso- no supera el límite impugnaticio previsto por el art. 459, inc. 2°, del C.P.P.N., la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha declarado la inconsitucionalidad de tal obstáculo formal en el precedente “Giroldi” (cfr. G. 342 XXVI “GIROLDI”,

    rta. el 7/4/95); a cuyos fundamentos, brevitatis causae, me remito.

    Por ello, toda vez que la sentencia puesta en crisis es de aquéllas contempladas por el art. 457 del C.P.P.N., los agravios planteados se encuadran dentro de los motivos previstos por el art. 456 del C.P.P.N., y se han cumplido con los requisitos de temporaneidad y fundamentación exigidos por el art. 463 del C.P.P.N., corresponde concluir que el recurso interpuesto es formalmente admisible.

  8. Antes de ingresar en el tratamiento del agravio articulado por la parte recurrente, razones de orden expositivo obligan a efectuar una breve reseña de las presentes actuaciones.

    Los actuados de prevención se iniciaron con motivo de la denuncia efectuada por E.S.C., quien afirmó que el día 2 de abril de 2010, siendo las 8:30 hs., mientras caminaba por la calle Constitución a la altura 3500, se cruzó con tres (3) individuos que se hallaban sentados, oportunidad en la que uno de ellos se incorporó y le exhibió un cuchillo de cocina de aproximadamente 15 centímetros, mientras le exigía la entrega de dinero. La víctima exhibió su billetera vacía, motivo por el que el autor le solicitó que le extregara su teléfono celular marca “Nokia 5030”,

    luego de lo cual, aquél le dijo “tomátelas o te mato”. C. concurrió a la Comisaría 10° de esta ciudad a efectuar la denuncia, y se dirigió –junto a personal policial- al lugar del hecho en un patrullero, lugar donde 3

    encontraron al autor, quien fue identificado como M.H.M., y a quien se le secuestró el teléfono C. en el bolsillo de su pantalón (cfr. acta de secuestro de fs. 4; declaración de E.C. en audiencia de debate a fs. 174; declaración del Sargento Primero D.M. en audiencia de debate a fs. 175; declaración del S.A.D.C. en audiencia de debate a fs. 174 vta.).

    Estando detenido en las dependencias policiales, H.M. fue examinado por la médica legista M.E.M. a las 14:35

    horas –es decir, seis (6) horas después del hecho imputado-, oportunidad en la que la citada profesional concluyó que “al momento del examen no presenta lesiones traumáticas recientes o de larga data. Orientado en tiempo y espacio” (cfr. informe de fs. 21, el resaltado me pertenece).

    La citada médica fue convocada a prestar declaración durante la audiencia de debate. Con respecto a su ponencia, el a quo mencionó que “explicó que la curva de eliminación de acohol en el organismo es de entre seis y ocho horas. Refirió que evaluó al detenido 6 horas y 5 minutos después del hecho. Que “es probable que haya estado a las 8:30 en el artículo 34”.

    Que esa probabilidad dependía de la cantidad de alcohol que haya ingerido.

    Dijo que podía asegurar que al revisarlo, el imputado estaba orientado en tiempo y espacio” (cfr. fs. 174 vta./175).

    Dicha declaración motivó que la señora Defensora Oficial planteara el estado de inumputabilidad de su asistido al momento del hecho imputado.

    El sentenciante dio...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR