Mora Godoy: 'A fin de cuentas todo pasa'

 
EXTRACTO GRATUITO

Mitad entrevistadora y mitad entrevistada, Mora Godoy se dispone a autorreportearse y desajusta las reglas. Para empezar, la bailarina se trata de usted, pero cuando se relaja se tutea. Y cuando la que responde se cansa de hacerlo se lanza a preguntar, y así la reportera termina en reporteada. Godoy podrá saltearse muchas normas, salvo una: la puntualidad, dice, es su regla número uno. Así que será mejor que nadie le haga perder ni cinco minutos. Ella asegura que no puede reponerse de la bronca.—¿Tanto la afecta la impuntualidad?—Sí, me pone los pelos de punta. No soporto esperar.—¿Es rencorosa? Ya le estoy teniendo miedo...—No. Levanto temperatura en una baldosa, pero luego me calmo, así como lo hacen las aguas. A fin de cuentas, todo pasa.—¿Se alimenta bien? ¿Las bailarinas comen?—Extremadamente bien. Como mucho y muy sano. Por el resto de las bailarinas no puedo responderte, Godoy.—¡Me llamás por el apellido!—¿No sos la Godoy?—Bueno..., sí.—¿Te molesta?—Para nada. Me gusta.—¿Una anécdota de viaje que la dejó marcada?—Me quisieron hacer probar intestino de chancho. El chef del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA