Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii, 31 de Marzo de 2017, expediente CNT 054029/2011

Fecha de Resolución31 de Marzo de 2017
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii

Causa N°: 54029/2011 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VII SENTENCIA DEFINITIVA Nº 50670 CAUSA Nº 54.029/11- SALA VII -JUZGADO Nº 57 En la ciudad de Buenos Aires, a los 31 días del mes de marzo de 2017, para dictar sentencia en los autos: “M.U.J.R. c/ Miavasa S.A. s/

Accidente - Acción Civil”, se procede a votar en el siguiente orden:

LA DOCTORA ESTELA MILAGROS FERREIRÓS DIJO:

  1. En este juicio se presenta el actor e inicia demanda contra M.S.A., en procura del cobro de unas sumas a las que se considera acreedor.

Detalla que ingresó a trabajar bajo dependencia de la demandada desde el 14 de abril de 2010 realizando funciones de oficial de zanjeo.

Relata que el 28 de enero de 2011 en ocasión de trabajo, se accidentó, cuando al encontrarse en una zanja abierta fue golpeado por un caño que estaba bajando; lo que le produjo una lesión en la columna lumbosacra.

Describe la atención y el alta recibida; más afirma que sus dolencias continuaron.

Afirma que a causa de dicho accidente padece una importante incapacidad laboral.

Viene a reclamar una reparación integral, con fundamento en las normas del Derecho Común.

A fs.25/29 contesta M.S.A., niega todos y cada uno de los hechos invocados, salvo los expresamente reconocidos.

A fs. 59/84 hace lo suyo Mapfre (citada).

La sentencia de primera instancia obra a fs. 263/266, en la que el “a-

quo”, luego de analizar los elementos de juicio obrantes en la causa, decide en sentido favorable a las principales pretensiones de la parte actora; es apelada por la demandada (fs. 267/275).

II- Se agravia la parte demandada por la decisión a la que arribo la sentenciante que hizo lugar a la demanda incoada.

Aduce el quejoso que no corresponde la aplicación del art. 1.113 del C.C., ya que, cuestiona cual sería la cosa riesgosa, por la cual se lo condena, y agrega que según informe del perito médico, la incapacidad que sufre el actor, tiene fundamento en las tareas desarrolladas y no en el accidente denunciado por el accionante.

Veamos: se denuncia en la demanda que el trabajador realizando sus tareas habituales como oficial de zanjeo, el día 28 de enero de 2001, sufrió un accidente, cuando uno de sus compañeros patinó debido al barro formado al borde de la zanja, y un caño se cayó y oprimió al actor.

Fecha de firma: 31/03/2017 Firmado por: ESTELA MILAGROS FERREIROS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: R.R., SECRETARIA Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA #19916065#174001756#20170406113845923 Causa N°: 54029/2011 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VII Este hecho se encuentra absolutamente acreditado, ya que el testigo Sosa (fs. 141), quien ha sido parte presencial en el infortunio, describe el hecho coincidentemente a como se relata en la demanda.

Por su parte el perito médico, a fs. 158/161 y su aclaración de fs.

198/202, concluye que el actor padece rigidez de la columna lumbar y trastorno por stress postraumático y sostiene que dichos padecimientos guardan relación de concausalidad con la actividad laboral.

En este punto deseo destacar, que el informe del perito resulta concluyente ya que no deja lugar a dudas en cuanto a que la existencia de la incapacidad padecida por el actor ha sido como consecuencia del modo en que realizaba sus labores, lo cual produjo el accidente descripto.

En efecto, más allá del esfuerzo discursivo desplegado por la agraviada en cuanto, a que el perito se referiría a que la incapacidad ha sido causada por las tareas desarrolladas y no por el accidente, sus manifestaciones no pasan de ser meras alegaciones de partes y conjeturas parciales, ya que a fs.

160 el experto sostiene que las dolencias “… guardan relación de concausalidad con la actividad laboral …”.

Es decir, en ningún párrafo hace la disquisición que pretende la demandada, en cuanto a que las tareas realizas serían las causales de sus afecciones y no el accidente denunciado.

Así las cosas, es mi ver, que el factor laboral generó el “daño” como causa eficiente y desencadenante del perjuicio sufrido por el trabajador, ya que prestó servicio sin la protección adecuada, sin las medidas de seguridad que corresponden para la prestación de una actividad sin que la misma implique peligro a la salud de los trabajadores.

Es decir la calificación de cosa riesgosa no deviene de forma exclusiva de un objeto concreto susceptible de ocasionar daño. Sino que puede serlo las condiciones en que se encuentra el establecimiento donde se presta tarea, o bien incluso la actividad desarrollada.

En el presente caso, resulta claro que el hecho de prestar tareas como oficial de zanja, en un medio donde el piso se encontraba resbaloso, resultó

determinante para el hecho que ocasionó el accidente del actor.

En efecto las labores cumplidas en la forma y modalidad como se llevaron a cabo, sin los medios apropiados para paliar el riesgo a la salud, sin dudas es susceptible de ser calificada como “cosa riesgosa”, origen del daño, en los términos del art. 1113 del Código Civil.

Concluyo entonces que el trabajo desempeñado por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba