Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 31 de Agosto de 2016, expediente CNT 062216/2014/CA001

Fecha de Resolución:31 de Agosto de 2016
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 109363 EXPEDIENTE NRO.: 62216/2014 AUTOS: MONGELOS, C.R. c/ LA CAJA ART S.A. s/ACCIDENTE - LEY ESPECIAL VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la ciudad de Buenos Aires, el 31 de agosto de 2016, reunidos los integrantes de la Sala II a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

La Dra. G.A.G. dijo:

Contra la sentencia dictada en primera instancia a fs.

168/173, interpone recurso de apelación la parte actora, a tenor del memorial que luce a fs.

174/183, cuya réplica obra a fs. 191/192. Por su parte, la demandada se queja de la sentencia dictada conforme la expresión de agravios que consta a fs. 184/185, cuya réplica consta a fs. 189. Asimismo, el perito médico a fs. 187 cuestiona la regulación de los honorarios efectuada en su favor por estimarla exigua.

En primer lugar, por razones de orden metodológico cabe analizar la queja de la parte actora en relación a la solicitud de aplicación de la “Teoría de la Indiferencia de la Concausa” al accidente de marras a los fines de la determinación del porcentaje de incapacidad de la total obrera del accionante.

En este sentido, el perito médico en su informe de fs.

129/140 estimó que las patologías diagnosticadas se debieron principalmente a causas ajenas al ambiente laboral, es decir a causas degenerativas y/o constitucionales, y que la actividad laboral ejercida por el actor durante aproximadamente dieciséis (16) años cumpliendo tareas ocho horas diarias (8), en la que debía levantar elementos pesados y operar máquinas industriales, contribuyó a agravar la misma. Por dichas consideraciones estimó que el demandante presentaba una incapacidad total del 15,7% de la T.O. de carácter parcial y permanente con causa en los hechos reclamados.

Las partes actora y demandada objetaron esta evaluación pericial (fs. 145/146 y fs. 142, respectivamente), sin embargo estimo que las impugnaciones no alcanzan a rebatir la sólida fundamentación sobre la cual el perito sustenta su conclusión y que, por otra parte, las objeciones planteadas han quedado Fecha de firma: 31/08/2016 desvirtuadas con la ampliación que produjo el experto a fs. 147 y fs. 157. También explicó

Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO Firmado por: G.A.G., Juez de Cámara #24279799#159691648#20160901152013304 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II las patologías halladas detallando las limitaciones funcionales y psíquicas de cada una de ellas, así como la metodología científica utilizada para verificarlas y para graduar la minusvalía que ocasionan; y ello evidencia, entonces, que su opinión está basada en razones objetivas y científicamente comprobables, que dan adecuado sustento a la conclusión pericial. Tanto el informe como sus aclaraciones, revelan que el experto ha efectuado un exhaustivo y pormenorizado análisis de los antecedentes, de los estudios complementarios y de las circunstancias que rodean a este caso y que la conclusión a la que arriba no es producto de una apreciación subjetiva sino el fruto de un razonamiento objetivamente fundamentado. En definitiva, estimo que los presupuestos valorados por el perito médico para arribar a la conclusión antedicha son ajustados a derecho, por lo que le acuerdo plena eficacia probatoria a los fines de esta litis (conf. arts. 386, 456 y 477 del CPCCN). Por ello, y a la luz de la sana crítica, concluyo confirmar la incapacidad estimada por el experto. La insistencia de fs. 174/183 constituye una mera discrepancia subjetiva con el criterio del médico que no alcanza a desvirtuar lo esencial de las consideraciones vertidas por éste.

Cabe destacar que la aplicación de los principios en los que se basa la teoría de la indiferencia de la concausa, supone la imposibilidad de establecer en qué medida influyó cada factor concausal en el resultado dañoso total. Sin embargo, ello no encuentra correlación en el caso de autos, en donde se ha determinado en forma concreta la presencia de un daño preexistente y el grado de agravamiento de ese daño que se produjo al concurrir sobre esa patología de base un factor externo como las tareas laborales. (conf. CNAT, S.V., “G.G. c/ Encotel” sent. 11958 del 30-5-88).

El perito médico, tanto en su informe de fs. 129/140 como en sus aclaraciones de fs. 147, claramente...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba