El modelo español para aumentar los trasplantes que inspira a otros países

 
EXTRACTO GRATUITO

Si bien el país fue precursor en seguir el modelo español de , uno de los más exitosos y replicados en el mundo, no logró alcanzar sus resultados. Capacitar a los profesionales, concientizar y consolidar la figura del coordinador en los hospitales son las claves españolas para tener el récord de donantes. A ese desafío apunta , sancionada en julio de 2018 y que lleva el nombre de Justina Lo Cane, la niña de 12 años que murió en 2017 a la espera de un trasplante de corazón.Con un registro de 48 donantes por millón de habitantes en 2018, España es, desde hace 27 años, líder mundial en la materia (aumentó un 37% la donación en los últimos 5 años). La cifra duplica la de la Unión Europea, con una media de 22,3, y triplica la de la Argentina, que de 15,75 donantes por millón de habitantes.Por sus excelentes resultados, el modelo de donación y trasplante español fue tomado como ejemplo y se replica con éxito en diferentes países. Supone un abordaje integral que va desde la capacitación de los profesionales y la concientización de la ciudadanía en las edades más tempranas hasta el y la función clave de los coordinadores de trasplantes, especialmente formados para identificar potenciales donantes y ser un nexo entre la familia y el sistema.Según la última encuesta del Incucai, que data de 2013, siete de cada 10 argentinos son proclives a donar. Pero, señalan los especialistas, no es suficiente. Actualmente, 10.095 personas esperan un órgano o tejido que pueda salvar o mejorar su calidad de vida, pero al año solo el 10% aproximadamente de quienes se encuentran en lista logran trasplantarse. Esto significa que entre un 25% y un 30% mueren sin conseguirlo.Si bien la escasez de órganos para trasplantes es un problema mundial, durante los últimos años, muchos países europeos y en los Estados Unidos crecieron significativamente los índices de donaciones. Argentina y con una alta tasa de oposición familiar (personas que se niegan a donar el órgano de su pariente fallecido), que hasta 2017 era del 40%. En España, por ejemplo, apenas es del 13%.La nueva ley contribuyó a bajar estas cifras gracias a que estableció que todas las personas mayores de 18 años son donantes de órganos o tejidos, salvo que en vida dejen constancia expresa de lo contrario. Se logró así que en agosto de 2018, los índices de oposición alcanzaran un mínimo histórico de 16%, estableciendo una media anual de 32%. Por otro lado, las cifras en materia de donación de los primeros meses...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA