Las modalidades de los Actos Jurídicos

Autor:Antonio R. Budano Roig
Páginas:197-203
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 197

Introducción

La cuestión atinente a las modalidades de los actos jurídicos está tratada en el Anteproyecto en el Libro Primero (Parte General), Título IV (Hechos y actos jurídicos), Capítulo 7. Dicho capítulo se subdivide en tres secciones. La Sección 1ª legisla sobre la condición (arts. 343 a 349), la Sección 2ª sobre el plazo (arts. 350 a 353), y la Sección 3ª sobre el cargo (arts. 354 a 357).

Antes de referirnos en particular a cada una de las modalidades de los actos jurídicos y al tratamiento que se les dispensa tanto en la legislación actual como en la proyectada, cabe formular también un análisis comparativo sobre el método seguido en una y otra para incorporarlas a la ley positiva así como a las consecuencias que de ello se deriva.

Método seguido en el Código Civil

Debemos señalar ante todo que, en lugar de legislar sobre las modalidades a que pueden estar sujetos los actos jurídicos en el título que se reiere a ellos, el Código las regula en los títulos V y VI de la Parte Primera de la Sección Primera del Libro Segundo, es decir, en el que se ocupa de las obligaciones en general. Y ello es impropio pues las modalidades no se aplican a las obligaciones sino a los actos jurídicos que las generan aunque en ocasiones se relejen en aquellas.

Es cierto que las modalidades en ocasiones condicionan las obligaciones, pero también pueden afectar los derechos reales. Y esto ocurre porque aquellas se originan en los actos jurídicos y estos en muchas ocasiones se adquieren en virtud de ellos. Por ello reiteramos que las modalidades afectan los actos jurídicos, en general, y las consecuencias que estos generan. Lo atinente a ellas, entonces, debió haberse regulado en un título que integrara la sección segunda del libro segundo del Código y no en el marco legal previsto para las obligaciones.

En principio, cualquier tipo de acto jurídico puede estar sujeto a modalidades, con algunas excepciones puntuales correspondientes todas al derecho de familia, tales como el matrimonio, el reconocimiento de la iliación o la institución de heredero legitimario, para solo citar algunos ejemplos.

Por otra parte, también hay un desorden en el método seguido por Vélez. Así, se legisla sobre las tres modalidades que el Código contempla en dos títulos en lugar de dedicar uno a cada una de ellas. Resultado de ello es que el cargo resulta regulado en el último de los cuatro capítulos que contiene el título V que se denomina “De las obligaciones condicionales”.

Podrá sostenerse que la condición se emplea con más frecuencia que el cargo. Pero aunque ello pueda ser cierto, no lo es menos que ambas son igualmente modalidades que debieron ser tratadas con idéntica sistematización.

Page 198

Método seguido en el Anteproyecto

No cabe duda en cuanto al acierto del Anteproyecto al subsanar los errores apuntados y legislar sobre las modalidades en un Capítulo que forma parte del Título dedicado a regular lo atinente a los hechos y actos jurídicos. Resulta por otra parte adecuado dedicar una Sección a cada una de las modalidades conocidas, adjudicándoles así la idéntica importancia y disimulando de este modo la menor aplicación que, en general, se suele hacer del cargo.

Hechas las aclaraciones metodológicas que anteceden, que hemos considerado atinente formular, pasaremos al análisis del tratamiento que el Anteproyecto asigna a las distintas modalidades de los actos jurídicos.

a. Condición: concepto, clases y efectos.

El primer párrafo del artículo 343 del Anteproyecto modiica un tanto el concepto de condición brindado por el artículo 528 del Código Civil al disponer que es ella la cláusula de los actos jurídicos en virtud de la cual las partes subordinan la “plena eicacia” (el Código habla de “adquisición”) de un derecho o su resolución. Sin embargo, uno y otro texto omiten referirse a la “exigibilidad” del derecho, que también puede quedar subordinada a una condición cuando esta es suspensiva. En este sentido entendemos que un derecho no deja de ser “eicaz” aunque su cumplimento no pueda ser exigido por estar subordinado al acaecimiento de acontecimiento futuro e incierto que constituye la condición.

El segundo párrafo del artículo 343 (“Las disposiciones de este capítulo son aplicables, en cuanto fueran compatibles, a la cláusula por la cual las partes sujetan la adquisición o extinción de un derecho a hechos presentes o pasados ignorados”), se reiere a una situación que conigura una modalidad distinta de la condición (el acontecimiento incierto no es futuro) a la que Busso denomina “suposición”, esto es, a la posibilidad de subordinar la eicacia, la exigibilidad, o la extinción de un derecho a un acontecimiento que, aunque incierto, ya haya ocurrido. Se trata de una modalidad no contemplada explícitamente por la legislación vigente –aunque tampoco prohibida por ella– que se emplea con cierta frecuencia. Uno de los supuestos en que se acude a la “suposición” tiene lugar cuando se subordina una compraventa de inmuebles a que los títulos de la cosa vendida sean perfectos. La perfección o imperfección de los títulos es anterior a la realización del contrato, lo que no impide que como cláusula del mismo se pueda subordinar su validez a ella.

Hubiese sido preferible que en lugar de aludir a ella en el artículo destinado a deinir a la condición, la legislación proyectada hubiese acogido a la suposición como la modalidad que es y la hubiese legislado en una Sección destinada exclusivamente a su tratamiento legislativo.

En los siguientes seis artículos, el Anteproyecto en análisis regula la totalidad de las cues-tiones vinculadas a las condiciones sobre las que sus autores consideraron oportuno y suiciente legislar. Y así como entendieron innecesario deinir al acto jurídico, siguieron el mismo criterio en materia de condiciones suspensivas y resolutorias. Se aparta así el Anteproyecto del criterio que sigue en general nuestro Código Civil y que en esta materia se pone en evidencia en sus artículos 545 y 553.

Tampoco se reitera el principio de indivisibilidad de las prestaciones que tienen por objeto el cumplimiento de una condición, que se encuentra en los artículos 534 y 535 del Código.

En cuanto a las consecuencias que se ijan para el caso de incumplimiento del hecho que constituye la condición suspensiva, el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA