Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IV, 27 de Febrero de 2019, expediente CNT 050333/2013/CA001

Fecha de Resolución27 de Febrero de 2019
EmisorCÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IV

Poder Judicial de la N.ión SENTENCIA DEFINITIVA N° 105.516 CAUSA N°

50333/2013 SALA IV “MIRO ANTONIO RODOLFO C/ IARAI

SA Y OTRO S/ DESPIDO” JUZGADO N° 05.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 27 de febrero de 2019, reunidos en la S. de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso interpuesto contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

El Dr. H.C.G. dijo:

  1. Contra la sentencia de primera instancia –fs. 318/320- se al-

    zan las partes a tenor de los memoriales de agravios que obran a fs.

    322/324 (actor), fs. 326/328 (Iarai SA) y fs. 329/331 (OSCHOCA), con réplica del accionante a fs. 335/339. La codemandada Iarai SA cuestio-

    na los honorarios de la representación letrada de la parte actora por re-

    putarlos elevados, mientras que el letrado que representa a dicha code-

    mandada apela por derecho propio los suyos, al considerarlos insufi-

    cientes.

  2. Razones de orden metodológico imponen ingresar, en primer término, en el estudio de los planteos incoados por Iarai SA, destinados a cuestionar que la Sra. Jueza “a quo” consideró acreditada la relación laboral mediante una valoración de la prueba que la recurrente estima inapropiada y parcial. Explica que los dichos de quienes declararon en autos únicamente dan cuenta acerca de la prestación de servicios, pero “de ninguna manera alcanzan para resolver sobre la naturaleza jurídi-

    ca de dicha prestación como de orden laboral”. Afirma la inexistencia de pruebas aportadas por el accionante a fin de caracterizar el vínculo y hace especial hincapié en que el actor facturaba como profesional autó-

    nomo únicamente por las guardias prestadas, a la par que sostiene que la labor del accionante era fungible pues ante su eventual ausencia no se le abonaba suma alguna y se lo sustituía.

    Anticipo que, a mi juicio, no le asiste razón al recurrente.

    En efecto, como bien lo señala la Sra. Jueza “a quo”, la demanda-

    da reconoció que la actora prestó servicios para ella, lo que hace presu-

    Fecha de firma: 27/02/2019

    Alta en sistema: 16/07/2020

    Firmado por: H.C.G., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: S.E.P.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: L.G.B., S. #19976954#227982255#20190227085625384

    Poder Judicial de la N.ión mir la existencia de un contrato de trabajo, conforme lo previsto en el art. 23 de la LCT.

    Cabe recordar que esa presunción opera igualmente cuando –

    como en el caso de autos- “se utilicen figuras no laborales para carac-

    terizar el contrato”, y –conforme la jurisprudencia mayoritaria de esta Cámara- se aplica asimismo a los profesionales universitarios (cfr., en-

    tre muchas otras: esta S., 29/6/07, S.D. 92.402, “Di Pinto, F.M.-

    celo c/ Empresa Ferrocarriles Argentinos y otros s/ despido”; CNAT,

    S.I., 31/3/92, S.D. 69.691, “P., S. c/ Iglesias Blanco, J.

    s/ despido”; íd., S.I., 18/3/02, “C., J.A. c/ ATC SA”; íd.,

    S.V., 7/5/04, SD 37.490, “H., R. y otros c/ PAMI

    Inst. N.. de S.. S.. para J.. y P.. s/ regularización ley 24.013”;

    íd., S.V., 23/8/96, “Frack, S. c/ Sanatorio Güemes SA s/ despi-

    do” –voto del Dr. Capón Filas, en mayoría-; íd., S. X, 21.12.96,

    Greco c/Consultas SA

    ; íd., S. X, 17/7/02, “N., C. c/ Dode-

    caedro SA y otros s/ despido

    ; íd., S. X, 10/6/97, S.D. 1754, “Sán-

    chez de B., M. c/ S.iedad Italiana de Beneficiencia de Buenos Aires, Hospital Italiano s/ despido

    ).

    No comparto la tesis de la apelante acerca de que el trabajador debería demostrar que los servicios fueron prestados bajo la dependen-

    cia de la otra parte. En efecto, según la opinión predominante en la ju-

    risprudencia y en la doctrina, que esta S. comparte, el reconocimiento de la prestación de servicios torna operativa la presunción indicada y obliga al demandado a aportar la prueba tendiente a desvirtuar tal extre-

    mo (cfr. F.M., J.C., “Tratado práctico de derecho del trabajo”, t. I, p. 628).

    Si fuera correcta la interpretación que postula la recurrente, care-

    cería de explicación el art. 50 de la LCT, pues no estaríamos ante una presunción apta para acreditar el contrato, sino ante un elemento sin uti-

    lidad práctica, ya que en todos los casos el trabajador debería probar su condición de dependiente; y, como esta última nota (la dependencia)

    está implícita en el contrato de trabajo, la presunción vendría a carecer de sentido (cfr. “Curso de derecho del trabajo y de la seguridad social”,

    antes citado, págs. 178 y 179; en igual sentido: esta S., 28/10/05, S.D.

    90.895, “D.M., Washington J. c/ Masello, J.L. s/

    Fecha de firma: 27/02/2019

    Alta en sistema: 16/07/2020

    Firmado por: H.C.G., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: S.E.P.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: L.G.B., S. #19976954#227982255#20190227085625384

    Poder Judicial de la N.ión despido

    ; íd., 30/6/10, S.D. 94.771, “G., C.E. c/ Iarai SA s/ despido”).

    Asimismo, debe tenerse presente que los empleados de alta cate-

    goría, como son, entre otros, los especialistas altamente calificados (tal es el caso del accionante, que se desempeñaba como médico cirujano)

    indudablemente desempeñan con mayor libertad sus funciones; pero puede advertirse que esos trabajadores no son los titulares de los pode-

    res de organización y dirección de la empresa en la que prestan su acti-

    vidad y aquí es donde aparece en toda su significación la parte final del segundo párrafo del citado art. 23 de la LCT, que declara aplicable la presunción laboral “en tanto por las circunstancias no sea dado califi-

    car de empresario a quien presta el servicio

    (L., Justo - Centeno,

    N.O.-.F.M., J.C., en “Ley de Contrato de Tra-

    bajo Comentada

    , T. I, pág. 282, Ed. Contabilidad Moderna, Buenos Aires, 1987).

    En el caso de autos, la prueba rendida (adecuadamente analizada por la Sra. Jueza a quo) no desvirtúa los efectos de esa presunción; an-

    tes bien, los corrobora, en tanto resulta acreditado –entre otras cosas-

    que: a) el actor cumplía funciones como médico traumatólogo en guar-

    dias de entre 12 y 24 horas tres veces por semana, en días y horarios preestablecidos; b) trabajaba en la clínica explotada por la demandada;

    c) los pacientes no eran del actor sino de la Obra S.ial codemandada.

    Todos estos elementos constituyen indicios de subordinación económica –en el sentido de incorporación a una empresa ajena- y jurí-

    dica. Asimismo, la accionada no aportó ningún elemento probatorio que desvirtúe la presunción...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR