Mirar hacia el porvenir más que al pasado

 
EXTRACTO GRATUITO

Mauricio Macri habló ayer al campo, en la fiesta anual de Palermo, con la tranquilidad de haber cumplido con la palabra empeñada en la campaña electoral que en 2015 lo llevó al poder. Al volver como primer mandatario a ese ruedo histórico del ruralismo, ahora a dos semanas de la apertura de una nueva confrontación cívica, encontró en la calidez de las tribunas el espejo de lo que documentó en su discurso el presidente de la Sociedad Rural Argentina: la fundamentación de que la cosecha de 137 millones de toneladas de la campaña de 2016 haya sido récord reside en una política que estimuló al campo, en lugar de agraviarlo. Han cumplido, pues, las partes con los compromisos que habían asumido dos años atrás.

"Cuando me dicen que les hemos dado una mano, yo no me siento cómodo con esa frase. Lo que hemos hecho es sacarle el pie de encima y el campo respondió con más trabajo y más empleo", graficó Macri en uno de sus tantos reconocimientos a los dueños de casa.

El núcleo de los datos duros de Luis Etchevehere se extendió a otros más: el aumento en la producción de maquinaria agrícola se elevó en 2016 al 104 por ciento; el de fertilizantes, al 42 por ciento, así como la venta de camiones subió el 58 por ciento en el primer trimestre del año en curso. El consumo de carnes ha sido el más alto de los últimos 100 años y se necesitarán 6 millones de unidades del transporte automotor para colocar en destino la cosecha de la campaña agrícola en vías de cerrarse.

Podemos señalar, por nuestra parte, que la actividad agroindustrial representa el 18 por ciento del PBI y el 60 por ciento del total de las exportaciones nacionales. Hay, así, sobradas razones para que el Presidente haya instado a los productores rurales a realizar más esfuerzos aun a fin de acrecer la riqueza que genera, año a año, el sector de mayor productividad de la Argentina. Lo impulsarán, como ha ocurrido en la actividad petrolera, los nuevos acuerdos que alcancen a firmarse sobre productividad y competitividad de los que ha hablado Macri.

En el camino de doble mano entre el Estado y la actividad privada, se han conquistado últimamente 40 mercados para 40 productos agropecuarios. Entre ellos, se ha logrado la apertura de Estados Unidos y México para la producción de limones; de Brasil, para cítricos en general; de Egipto, para trigo, y de China, para carnes.

Palermo ha puesto de manifiesto la voluntad del campo de potenciar el papel mundial al que aspira en la generación de alimentos. En...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA