Una mirada distorsionada

 
EXTRACTO GRATUITO

"Ahora, si me permiten, voy a enunciar nuestra declaración de prin-ci-pios sobre esta etapa deportiva, nueva y desconocida para River Plate. Y, seguramente, también muy tran-si-to-ria".// // //Desde que asumió como presidente de River, sólo se habla de temas conflictivos cuando Daniel Passarella lo determina. En el marco de una presentación mucho más impactante que terrenal, el Káiser dio su discurso y prácticamente no aceptó repreguntas. Delante de un plantel que fue citado a una conferencia de prensa y que nunca entendió los motivos de semejante convocatoria. Se anunciaron deseos, superávit millonarios e incorporaciones, pero poco se habló de lo que significó la mayor humillación deportiva del club, que dentro de cuatro días desandará el camino de la B Nacional para el ansiado regreso a primera que puede calmar el dolor y la angustia de los hinchas.A Passarella nunca le gustaron mucho las conferencias de prensa. Y menos las preguntas que lo incomodan, como pasó ayer en varios tramos de su exposición con una primera parte de lectura ?pausada? incluida. Aunque el presidente no perdió la oportunidad para pedirle a los medios una relación madura y franca. Recordó que se mandaron varias cartas-documento a distintos medios "por las cosas que se dicen y se inventan. Se escribió mucho sobre River en las últimas semanas. Yo tengo familia y hasta una nieta. Y el alma y la conciencia tranquilas. De los recitales ya no se dice nada. Hemos sido absueltos de juicios. Por eso hay que tener pruebas". Y siguió: "No los hemos invitado para dar noticias sino convocarlos a escuchar a toda la sociedad la declaración de principios que rige el espíritu de la conducción del club". Esos tres valores los resumió en "responsabilidad, dignidad y compromiso".En su exposición, en donde sólo preguntaron los medios que estaban saliendo en vivo (los gráficos fueron relegados por la mujer encargada de otorgar el micrófono) buscó mostrarse fuerte y como un conductor del barco que intenta salir a flote después del descenso consumado. Pero titubeó en algunos temas e intentó apoyarse en sus colaboradores en otros. Siempre según la conveniencia del momento.El acto comenzó con la entrega del carnet de socio al técnico Matías Almeyda por parte del gerente general del club, Arnaldo Muto. Una acción para que todos los jugadores del plantel muestren su identificación con el club a través del aporte de la cuota social. Después, en el "Salón de Honor", se preguntó como se pudo, pero el Káiser habló...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA