Ministros rigurosamente vigilados

DE toda la pompa y circunstancia que ayer rodeó tanto la reasunción del mando de la Presidenta para el período 2011-2015 como la jura de su gabinete, hubo un episodio ligeramente anterior al que podría considerarse "menor" si no fuera por su enorme carga significativa; si no fuera porque es una señal que apunta a desnudar los resortes más íntimos del poder. Hace diez días, en Berazategui, la señora de Kirchner trató públicamente de "concheto de Puerto Madero" a Amado Boudou. Pudo pensarse en ese momento que la intención de la Presidenta era descalificar a su flamante vicepresidente, confirmando de este modo las versiones de que éste habría perdido su favor, pero el ascenso casi inmediato del delfín de Boudou, Hernán Lorenzino, para sucederlo al frente del Ministerio de Economía, desvirtuó, en principio, esta conjetura.En vista de esta confirmación indirecta de Boudou por parte de Cristina, algunos piensan que el adjetivo que la Presidenta le dirigió al vicepresidente pocos días antes de que ambos asumieran como número uno y número dos en la jerarquía del Estado, sólo pudo tratarse de una broma, a lo más, inoportuna. Pero hay otra interpretación favorecida en algunos círculos del "ultracristinismo" según la cual la Presidenta habría escogido lanzar su "broma" a Boudou para poner en evidencia que, lo mismo que los de sus más encumbrados colaboradores, los dichos del vicepresidente están siendo vigilados a través de un sistema de escuchas telefónicas del cual ninguno puede escapar. Si en una conversación íntima Boudou habría desconsiderado a Cristina, en la alusión simétrica de la Presidenta hacia él habría un mensaje implícito al resto de sus colaboradores: que, probablemente a través de la ex SIDE, todos ellos son sistemáticamente escuchados.Puede deducirse por ello que los ministros y los secretarios recientemente confirmados o ascendidos acaban de ser notificados de este modo que, como aquellos trenes a los que se refería una famosa película checoslovaca premiada en los años sesenta, Trenes riguorosamente vigilados , también ellos están "rigurosamente vigilados" desde la Casa Rosada. Pero ésta ya no es una mera conjetura sino una notificación sutil que ha sido propalada, desde su sitial mediático, por la propia Presidenta.Se ha dicho con razón que el poder que acaba de asumir Cristina con vistas a su segundo mandato es "absoluto". En su significación etimológica, absoluto quiere decir "absuelto". ¿Absuelto de qué? De todo límite, de todo control. En...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba