La ministra de Cultura y un ambicioso proyecto

 
EXTRACTO GRATUITO

La ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi, parece decidida a alcanzar el término de su mandato con una clara demostración de gestión, y para eso ha presentado ante el Congreso Nacional, a fines del año pasado, el anteproyecto de la ley federal de las culturas, que podría empezar su trámite parlamentario a fines del primer trimestre de este año.

Entre las numerosas funciones de su cartera, creada por decreto presidencial el año pasado, está precisamente la de "promover políticas de incentivo y desarrollo de las culturas nacionales". Ése es también uno de los motivos por los que la ministra Parodi ha salido a recorrer el país en busca de una "construcción colectiva" porque, como aclaró a los medios, la cartera a su cargo "se convertirá en itinerante, para salir a buscar a ese pueblo que gesta y hace la cultura".

El anteproyecto, que incorpora los 21 puntos de las sugerencias que le hicieron llegar a la funcionaria los participantes del Frente de Artistas y Trabajadores de la Cultura (FAyTC), está desarrollado en distintos capítulos, en los cuales se propone la creación de un Gobierno de las Culturas, encabezado por el ministerio nacional e integrado por los diferentes institutos y organismos nacionales de cultura que existan y los que se sancionen en el futuro. De él serán parte también las siguientes instancias: la Asamblea Federal de Cultura, que se convocará dos veces por año; el Consejo Federal, organismo interjurisdiccional de carácter no vinculante, y el Consejo Asesor Artístico Cultural Federal, organismo asesor, representativo de los colectivos nacionales de artistas y trabajadores de la cultura. Se menciona la creación también de un Observatorio de Culturas Públicas, que será un órgano dependiente del Ministerio, para el seguimiento y evaluación de las políticas culturales. Será función del Ministerio la sistematización de un congreso argentino de cultura cada dos años.

Sobre el presupuesto que requerirán estos nuevos organismos y puestos de trabajo, se declara que "la inversión cultural será equivalente al 1 por ciento como mínimo, del presupuesto anual sancionado por el Congreso Nacional, y deberá redistribuirse en forma federal, con el compromiso de cada jurisdicción de planificar e invertir en formación artística y cultural, así como en el desarrollo de políticas culturales locales". Éste es un aspecto económico concreto, y que implica alcanzar la recomendación de la Unesco sobre este particular.

Con respecto a este...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA