Sentencia de Cámara Federal de Casación Penal - Sala III, 9 de Noviembre de 2010, expediente 12.502

Fecha de Resolución 9 de Noviembre de 2010
EmisorSala III

Causa N/ 12502

Cámara Nacional de Casación Penal “M., L. s/recurso de casación”.

Sala III C.N.C.P.

2010- Año del Bicentenario REG. N/ 1716/10

n la Ciudad de Buenos Aires, a los nueve días del mes de noviembre del año dos mil diez, se reúnen los integrantes de la Sala Tercera de la Cámara Nacional de Casación Penal, D.. A.E.L., L.E.C. y W.

Gustavo Mitchell, bajo la presidencia de la primera de los nombrados, asistidos por el Prosecretario de Cámara, Dr. W.D.M., con el objeto de dictar sentencia en la causa n/ 12.502 caratulada “M., L. s/recurso de casación”, con la intervención del representante del Ministerio Público ante esta Cámara, Dr. P.C.N., del representante de la querella, Dr. M.G.A. y del Dr. E.R., por la defensa particular del imputado.

Efectuado el sorteo para que los Señores Jueces emitan su voto,

resultó el orden siguiente: Catucci, L., M..

Y VISTOS

Y CONSIDERANDO:

La Señora Juez, Dra. L.E.C., dijo:

PRIMERO

Las presentes actuaciones llegan a conocimiento de este Tribunal en virtud del recurso de casación interpuesto por la querella a fs. 1/3 vta., contra lo resolución dictada por la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de esta ciudad, que confirmó el sobreseimiento de L.M..

-1-

El remedio fue concedido a fs. 24/24 vta. y mantenido por la querella a fs. 31, los autos fueron puestos en Secretaría por diez días, a los efectos de los artículos 465 cuarto párrafo y 466 del ordenamiento ritual y celebrada la audiencia prevista por el artículo 468 del Código Procesal Penal de la Nación, según constancia actuarial de fs. 44, previo agregar las breves notas presentadas por la querella, el expediente quedó en condiciones de ser resuelto.

SEGUNDO

El impugnante encarrila su recurso en ambas causales previstas en el artículo 456 del Código Procesal Penal de la Nación.

Considera que la resolución del a quo es arbitraria y no se ajusta a derecho, pues confirmó el sobreseimiento de M. por la interpretación errónea de la ley, al sostener que la querella no puede actuar en forma autónoma.

Expresa, que la Cámara por mayoría entendió que pese a que el sobreseimiento era prematuro, no podía revocarlo por ausencia del recurso fiscal.

Señala que pese al fundamento de la Cámara en sentido de que las investigaciones debían continuar con la realización de otras medidas de prueba tendientes a dilucidar el conflicto, se rechazó su planteo en base a una interpretación errónea de los artículos 180 y 195 del código de rito.

Citó el fallo “O.W.” del Alto Tribunal y lo resuelto en los autos “L.” y “L.G.” de la Sala I y “L.Y.L.” de la Sala II de esta Cámara.

En virtud de lo expuesto, solicita que se haga lugar al recurso de casación interpuesto, se anule la resolución recurrida y se dicte un nuevo -2-

Causa N/ 12502

Cámara Nacional de Casación Penal “M., L. s/recurso de casación”.

Sala III C.N.C.P.

2010- Año del B. pronunciamiento conforme a la doctrina invocada.

TERCERO

La Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, confirmó el sobreseimiento de L.M. por el delito de administración fraudulenta.

De la lectura de la resolución, se advierte que los magistrados concordaron en que el sobreseimiento resultaba prematuro, y que era útil y necesario realizar otras medidas de prueba, como por ejemplo una pericia contable a fin de determinar si los hechos investigados podrían superar el “mal negocio” y constituirse en un manejo infiel de los intereses ajenos.

Sin embargo, la mayoría se expidió en sentido negativo al impulso de la acción por el querellante.

A fin de dar una adecuada solución al caso, conviene recordar lo dicho en la causa n/ 6537 “L.G., M. y otro s/casación” (reg.

8482, rta. el 8 de febrero de 2006, Sala I C.N.C.P.) donde se sostuvo que no corresponde aplicar lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la causa “Q.”, cuando el denunciante está en desacuerdo con las opiniones liberadoras propiciadas por el agente fiscal y los magistrados de las instancias anteriores. Expresamente se puntualizó que “... si de acuerdo a los precedentes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación ‘S.’ y ‘Q.’, como así

también de esta Sala ‘Eurnekian’, puede proseguirse con el avance del proceso -3-

a la etapa del juicio con el requerimiento de elevación del acusador particular,

en ausencia de uno producido por el Fiscal...” (confr. c/nº 6031 “L., M.M. s/rec. de casación”, reg. nº 7721, rta. el 6 de junio de 2005) con mayor razón resulta viable en la etapa de instrucción. “Véase que si esto último no fuese así, sería un contrasentido que el código adjetivo (art. 180, in fine) le otorgara -como lo hace- a la parte que pugna por constituirse en querellante la potestad de recurrir ante la Cámara de Apelaciones respectiva con el objeto de que se ordene la realización de la instrucción. Además, es el modo en que la ley ha preservado la vigencia del principio según el cual le está vedado al juez proceder de oficio, desde que procederá por la instancia del particular ofendido.”.

De la última apreciación del Tribunal se hace eco prestigiosa doctrina: “Si el juez dispone la desestimación, de conformidad con el pedido fiscal, el archivo es ineludible..., a menos que el querellante en cierne impugne,

con miras a lograr la apertura del proceso por la cámara de apelaciones...” (confr.

F.J.D., “Código Procesal Penal de la Nación, Anotado.

Comentado. Concordado”, quinta edición, Ed. Abeledo-Perrot, Bs. As., 2002,

pág. 365).

Por otra parte, he de resaltar que no obstante el dictado del sobreseimiento decidido a instancias del fiscal, éste sigue formando parte del proceso por ser una parte vital e imprescindible.

Al respecto, tengo dicho in re “L., M.M. s/recurso de casación” (c/n/ 6031, reg. n/ 7721,rta. el 6 de junio de 2005, Sala I C.N.C.P.), a cuyos demás términos cabe enviar en razón de brevedad, que no existe previsión -4-

Causa N/ 12502

Cámara Nacional de Casación Penal “M., L. s/recurso de casación”.

Sala III C.N.C.P.

2010- Año del B. legal que permita excluir al fiscal del proceso por solicitar el sobreseimiento del encausado, y que una interpretación contraria implicaría una incoherencia procesal y una desigualdad de trato a las partes en el proceso penal.

Sentido éste que se desprende de la doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación in re “G.A. s/recurso extraordinario”, citada en la causa n/ 7552 “C., H.H. s/recurso de casación” (reg. n/

1680/07 del 29 de noviembre de 2007 de esta Sala), al señalar que el querellante,

como órgano del Estado, no puede ejercer con exclusividad la titularidad de la acción pública. Ésta, de manera directa, sigue quedando en cabeza del Fiscal aunque no tome participación activa.

Ha de entenderse además, que ese primigenio criterio negativo del representante del Ministerio Público Fiscal puede variar en las secuencias procesales subsiguientes a raíz de nuevas probanzas que lo decidan a un ejercicio más firme de la acción penal.

En consecuencia, propongo al acuerdo que se haga lugar al recurso de casación de la querella, se anule la resolución dictada por la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal de fecha 20 de abril de 2010, y se remitan las actuaciones a esa sede para...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR