Micheli se enojó, pero quiere mantener la unidad de acción

 
EXTRACTO GRATUITO

La segunda vez que su secretaria entró con el teléfono en la mano, decidió atender. "No, Momo. Nadie me avisó. No me pueden llamar 10 minutos antes. Quiero que sigamos laburando juntos, pero no." Eran las 15.50. Cuatro sándwiches de miga de jamón crudo y queso esperaban sobre la mesa. El jefe de la CTA comunicaba así a su interlocutor, Gerónimo "Momo" Venegas, algo que había decidido hacía horas. No compartiría con Hugo Moyano y Luis Barrionuevo la conferencia de prensa y el balance del paro de ayer, que volvió a dejar en evidencia las diferencias que separan a los jefes de las tres centrales obreras opositoras, pero sobre todo al tándem cegetista del jefe de la CTA.El enojo de Micheli tiene que ver con lo que él mismo definió como "el . Cree que el camionero debió haber convocado al paro mucho antes y no "dejarse envolver por el coqueteo de los colectiveros", como lo describió ante sus colaboradores más estrechos. "Especuló de más y lo cagaron", resumían ayer en la CTA.Sin embargo, igual que Moyano, Micheli se abrazó ayer al hecho de que, pese a que los colectivos circularon normalmente, la cantidad de pasajeros disminuyó considerablemente y evaluó que, aun con la baja de la UTA, el paro fue contundente.Micheli llegó a la sede de la CTA, en Lima al 600, apenas pasadas las 13. Tuvo una reunión con sus principales laderos: su segundo, Ricardo Peidro; el jefe de la CTA Capital, Carlos Chile, y el abogado de la central, Horacio Meguira, entre otros. Fue una evaluación de la primera mitad de la jornada de paro, pero también de la movilización del día anterior al Congreso, que para la CTA fue el plato fuerte, su forma de tener presencia en la calle y distinguirse del sindicalismo tradicional, sus prioridades y métodos.De hecho, Micheli insistió desde un principio, después del paro del 10 de abril, en que la siguiente movida conjunta debía subir la apuesta. Así se lo hizo saber a Moyano cada vez que pudo y la última vez que lo vio, hace más de un mes, en un acto de Luz y Fuerza, en Córdoba. "Hugo, no podemos seguir demorando. Tenemos que convocar ya", le dijo. Moyano escuchó, pero optó por desandar otro camino, al ritmo del gremio de Roberto...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA