Métodos de control judicial en la democracia

Autor:Federico Arrué
Páginas:43-60
 
EXTRACTO GRATUITO
R
Re
ev
vi
is
st
ta
a
d
de
el
l
I
In
ns
st
ti
it
tu
ut
to
o
d
de
e
E
Es
st
tu
ud
di
io
os
s
P
Pe
en
na
al
le
es
s
4
43
3
I
Métodos de control judicial en la democracia
Marco de análisis: Linares, Sebastián, Sobre el ejercicio democrático del control
judicial de las leyes, en Isonomía nº 28, abril de 2008, págs. 149 a 184.
Ponente: Federico D. Arrué
§ 1. Introducción y consideraciones previas
En este espacio, analizaremos el trabajo del Dr. Sebastián Linares Profesor de la
Universidad de Salamanca-, referido a los criterios que pueden adoptar los jueces,
para controlar la constitucionalidad de las leyes, en una sociedad democrática.
Complementaremos la exposición, con consideraciones de otros autores en
relación a este tema, y con algunos aportes y conclusiones personales.
Creemos que la cuestión planteada, se vincula estrechamente al conocido debate
relativo al control de constitucionalidad, tan bien tratado por distintos autores.
1 En
un sistema democrático con control judicial, las leyes emanan al menos en
principio- del Poder Legislativo, quien tiene legitimidad democrática para
crearlas. Sin embargo, existe una Constitución, que restringe las facultades de ese
poder legislativo, apartando algunas cuestiones del debate político. Es decir: sobre
algunos puntos el Legislativo representante de la mayoría-, no puede decidir o
no puede decidir de determinada forma-, pues la Constitución se lo prohíbe. Para
garantizar la vigencia de esta restricción constitucional, los jueces2 ejercen el
control de constitucionalidad sobre las leyes.3 Es decir: determinan qué leyes son
1 Entendemos son particularmente claros e ilustrativos en este tema, dos trabajos, de Juan Carlos Bayón y de
Ronald Dworkin. Bayón, Juan C., Democracia y Constitución, en Revista Discusiones nº 1, Ediuns, Bahía Blanca,
2006, pág. 65. Y Dworkin, Ronald, Casos constitucionales, en “Los derechos en serio”, Ariel Derecho, Barcelona,
2002, pág. 61.
2 Existiendo en este sentido diferentes sistemas, siendo los principales el control de constitucionalidad concentrado
–un solo órgano judicial lo ejerce, y su decisión es vál ida erga omnes. Alemania, España,… -, o el disperso cada
juez puede ejercerlo, para el caso con creto llevado ante él. Argentina, Estados Un idos,…-.
3 Bidart Campos señala que puede distinguirse entre una interpretación “de” la Constitución, y “desde” la
Constitución. La primera refiere a la interpretación de la Constitución en sí misma, en su plano. La segunda, d e la
Constitución hacia el plano infraconstitucional. En el control de constit uci onalidad, se realizan ambas, en el orden
R
Re
ev
vi
is
st
ta
a
d
de
el
l
I
In
ns
st
ti
it
tu
ut
to
o
d
de
e
E
Es
st
tu
ud
di
io
os
s
P
Pe
en
na
al
le
es
s
4
44
4
constitucionalmente aceptables y cuáles no. Sin embargo, este mecanismo
deviene en que unas pocas personas los jueces-, sin legitimidad democrática en
cuanto a su elección al menos, legitimidad directa-, pueden bloquear decisiones
de la mayoría de la ciudadanía, representada por el poder legislativo.
Linares atiende a este debate, al dejar constancia expresa que su exposición parte
de reconocer dos cuestiones:
- La controvertida interpretación judicial. Es decir, frente a cada caso, no existe
una solución única y clara a la que los jueces llegarán de forma unánime. El texto
constitucional tiene términos vagos, ambiguos, controvertidos, y principios que
colisionan unos con otros en casos puntuales.
- La autoridad democrática de las leyes sancionadas por el Congreso. Pues el
Congreso representa a la ciudadanía, quien ha elegido a sus miembros, actuando
en pie de igualdad. En cambio como ya mencionamos-, los jueces no han sido
electos por el pueblo.
Y retoma este vínculo entre las distintas problemáticas en la conclusión de su
trabajo, la cual adelantamos- compartimos.
§ 2. Originalismo
El primer método interpretativo que nos presenta Linares, es el originalismo.
Esta concepción, entiende que la Constitución debe interpretarse según las
intenciones de quienes fueron sus redactores. No deben entonces tener mayor
reparo el oponerse a la voluntad del Legislativo, pues ellos estarán atendiendo
directamente al constituyente.
Este sistema, da lugar a diversas críticas:
presentado. Conforme Bir dart Campos, Germán, Manual de la Constitución reformada, Tomo I, Ediar, Buenos
Aires, 1996, pág. 312.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA