Otro Messi: seguirá en la selección,con descansos consensuados

Lionel Messi seguirá defendiendo los colores del seleccionado argentino. En la próxima gira por Oriente saldrá a contestar todos los comentarios que sugirieron un posible alejamiento del conjunto albiceleste, pero al mismo tiempo comenzará una época de descansos consensuados para dosificar las energías y concentrarlas en los compromisos más significativos que a partir del año próximo nutrirán la agenda de la Argentina. Gerardo Martino asumirá el peso de las decisiones e insistirá con un pensamiento que ya hizo público: "El futbolista de selección vive momentos donde a veces la prioridad es el equipo, y a veces es la selección". La Pulga, que todavía arrastra el vacío y el desánimo que lo invadieron por perder la final del mundo, asumirá aliviado ese nuevo escenario. Por primera vez en su carrera, ahora con 27 años, llegó la hora de ya no jugar todos los partidos. Justo cuando Barcelona, apresurado por recuperar una porción de la gloria extraviada, impone sus condiciones de patrón. Martino lo quiere feliz, pleno, por eso no piensa tirar innecesariamente de la cuerda.Messi está en total sintonía con un entrenador por el que tiene el mayor respeto y con el que compartió la temporada 2013/14 en Barcelona. Juntos consiguieron un título, la Supercopa española, pero luego el club azulgrana perdió la Copa del Rey, la Liga de Campeones y también la Liga española. Con la conducción de Martino, Messi disputó 51 partidos y marcó 41 goles en una campaña personal destacada, pero lejos de la exigencia que le imponían los años anteriores. Siempre el DT admitió que si llegó al club catalán fue, en parte, porque "seguramente Leo tuvo algo que ver". Existe un grado de confianza entre ambos que va más allá del pasado reciente. Que tiene que ver con una admiración que Leo heredó de su padre, Jorge, por Martino, y que se consolidó con el paso del tiempo. Con Newell's y Rosario como puntos en común.El consenso con el entrenador está por encima de cualquier bajón comprensible que le generó a Leo perder la final de la Copa del Mundo. El dolor de lo que pudo ser y no fue amenazó con dejarlo sin objetivos. Le dolieron las críticas, las que se pueden pasar por alto y las que no son tan sencillas de digerir. Pero lo que al principio fue puro fastidio, con el paso de los días, las expresiones mesuradas y las muestras de confianza del entrenador, se convirtió en optimismo. Y Messi le dio su palabra a Martino de que estará presente en el superclásico con Brasil, en China, el 11 del mes...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba