Messi: el graduado más buscado de EE.UU.

 
EXTRACTO GRATUITO

WASHINGTON.– Se quebró el protocolo. Se rompió el silencio y las formalidades quedaron a un costado. Georgetown University, una de las más prestigiosas de los Estados Unidos, la casa de estudios católica más antigua del país, perdió el almidón y terminó por despeinarse. Allí donde las ciencias políticas son la carrera por excelencia y donde el ex presidente Bill Clinton se licenció en Ciencias en servicios extranjeros en 1968, nada fue como lo es usualmente. Donde el básquetbol tiene su lugar de privilegio porque de allí surgieron Patrick Ewing, Alonzo Mourning, Dikembe Mutombo y Allen Iverson, todo se vio patas para arriba por una pelota de fútbol. En realidad, quedó presa de la Argentina y rendida a los pies de Lionel Messi. Gritos y corridas. Todo por un saludo, por una firma, por ver también a Tevez, Agüero, Lavezzi, Mascherano… Así de intenso y curioso, justo en una ciudad en la que el fútbol es apenas un detalle, en donde las pasiones por el deporte se reparten entre el básquetbol, el fútbol americano, el hockey sobre hielo y hasta el Lacrosse.

Corre Nicole de un lado para el otro, mientras Ishia la persigue para ver qué consiguió. "Tengo mi firma de Messi en el test de historia. No me importa qué digan mis padres, es la firma de Messi", dice y suelta una carcajada esta chica que al terminar su examen fue a ver a una constelación de estrellas de un deporte que no es dueño aquí. Porque el conjunto que lidera el astro de Barcelona se apoderó de la atención en esta ciudad que lo recibió con indiferencia en sus primeras 24 horas. Pero ante la primera práctica en la que el público supo que podía acercarse a ellos, se desbordaron todos los patrones americanos de seguridad. Lo que iba a ser un ensayo táctico con la presencia de sólo 150 invitados de la embajada argentina en los Estados Unidos, y un número no mayor de 20 periodistas, se convirtió en una práctica ante aproximadamente 500 fanáticos. Camisetas de Tevez de la selección y de Juventus, las del City de Agüero, del PSG de Pastore y la tradicional número 10 de Barça, se repartieron por todo el campo. Pero el escenario no olía a fútbol, sino que lucía como un recital. Cuando tocaba la pelota cualquiera de las estrellas, la reacción se acercaba a la admiración.

"La verdad es que es hermoso poder ver acá a nuestros jugadores. Tengo fotos con Lavezzi y no puedo creer tener tan cerca a Messi. Es como conectarme con la Argentina. Es que hace como 15 años que estoy acá y todavía no pude...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA