Introducción a la mesa redonda: los retos de la ciudad en el siglo XXI

Autor:Fernando Rubio Ballestero
Cargo del Autor:Consejero Delegado de Presidencia Ayuntamiento de Valladolid
Páginas:291-297
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 291

El año 2007, según datos de las Naciones Unidas, marcará un punto de inflexión en las formas de vida de la humanidad y, por primera vez, habrá más personas viviendo en las áreas urbanas que en el medio rural. Según las mismas fuentes, en el año 2050 se estima que las 2/3 partes de la humanidad vivan en las ciudades. Por tanto, vivimos un proceso de urbanización acelerado, de dimensiones antes desconocidas, pues afecta a toda la humanidad.

Sin embargo, no olvidemos que la importancia de la ciudad, en un contexto mundial, es aún mayor de lo que indican estas cifras. En un mundo sin barreras, la influencia de las ciudades se extiende en áreas amplias e imprecisas. La dinámica y la cultura urbanas lo impregnan todo.

Las ciudades representan polos de atracción para grandes flujos de personas desplazadas en busca de oportunidades. Ya no proceden de un entorno rural, más o menos próximo, sino de los más alejados. El medio o el entorno de una gran ciudadPage 292es, en la actualidad, cada vez más el propio mundo. La ciudad del siglo XXI se enfrenta a retos sin precedentes.

A pesar de que los servicios públicos y las políticas del bienestar crecen y mejoran constantemente, la calidad de vida de los ciudadanos se ve amenazada por los grandes problemas mundiales que se proyectan y concretan en los espacios urbanos (léase, las dificultades de movilidad, la inseguridad y el deterioro ambiental).

La cohesión social y la estabilidad también se ven amenazadas por conflictos típicamente urbanos cada vez más complejos. El microcosmos político y cultural que es la gran ciudad moderna, resulta enriquecedor pero también más difícil de gobernar.

Y ello porque, si las políticas activas crecen, los problemas se desarrollan incluso con mayor rapidez, en un contexto abierto e imprevisible.

Estos problemas son, en esencia y cada vez más, los mismos en todas las grandes urbes. Con sus peculiaridades, con su dimensión particularizada e impregnada por lo local, pero básicamente los mismos.

Terminó la etapa en la que el gobierno local era el gobierno de lo doméstico, de los problemas surgidos de la convivencia colectiva en un ámbito delimitado y cuasi-cerrado. Hoy, la ciudad se gobierna desde la perspectiva de un contexto mundial o no se gobierna.

Si los problemas crecen y cambian a ritmo acelerado, las políticas deben ser proactivas. El gobierno de la ciudad tiene que ser estratégico, previendo los problemas y anticipando las soluciones.

Si los problemas son básicamente los mismos, el gobierno de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA