Mesa Debate. 1946-2006. A 60 años de Nüremberg, ¿qué aprendimos?

Autor:Carlos Escudé - José Ramón Sanchís Muñoz - Mónica Pinto - Federico Villegas Beltrán
Cargo:Panelista - Panelista - Panelista - Panelista
Páginas:345-369
 
EXTRACTO GRATUITO
Anexo 345
La DAIA con el Departamento de Derecho y Ciencias Políticas de la Uni-
versidad Nacional de la Matanza (UNLAM), llevó a cabo el 4 de octubre de
2006 el encuentro titulado: “1946-2006. A 60 años de Nüremberg, ¿qué
aprendimos?”.
La mesa –moderada por el juez Marcos Grabivker–, estuvo compuesta por el
analista internacional Carlos Escudé; por el embajador José Ramón Sanchís
Muñoz, integrante de la Comisión de Administración Pública de la ONU; -
nica Pinto (titular de Derechos Humanos y Derecho Internacional Público de
la UBA y Federico Villegas Beltrán, Director del Departamento de Derechos
Humanos de la Cancillería argentina.
La actividad contó con el patrocinio del “Gr upo de Cooperación Internacio-
nal para la Educación, Rememoración e Investigación del Holocausto” (Task
Force).
A continuación reproducimos las disertaciones de los citados panelistas.
MESA DEBATE
1946-2006. A 60 años de Nüremberg,
¿qué aprendimos?
* N. del E.: En algunas ponencias, la desgrabación omitió un par de fragmentos por
la finalización de la cinta magnetofónica, por lo que editamos el texto de acuerdo
a la lógica reconstrucción.
Anexo
346
El tema que nos convoca me
resulta extraordinariamente motiva-
dor, debido a la significación filosófi-
ca de los tribunales de Nüremberg.
Creo que constituyen un hito civili-
zatorio por varios motivos. Uno de
ellos es que representan la prueba
empírica de que el “Derecho a la
Revuelta” postulado por John Loc-
ke, es esencial para la identidad
filosófica de Occidente. Me imagino
que este enunciado les llamará la
atención. Los juicios de Nüremberg
fueron juicios contra criminales de
guerra nazis, fueron un episodio
histórico. El “Derecho a la Revuel-
ta”, enunciado por John Locke, es
un concepto del Derecho Natural
que supone que en una situación
de tiranía, donde se ha destruido el
contrato social que legitima al Es-
tado, el individuo recupera la sobe-
ranía que, en tiempos primigenios,
depositó en ese Estado, asistiéndo-
le el derecho a combatir contra ese
Estado que viola sus derechos. A
algunas personas un poco conser-
vadoras esto les puede chocar, pe-
ro les cuento que los escolásticos
medievales habían llegado exacta-
mente a la misma conclusión y no
exactamente desde el liberalismo.
¿Qué pueden tener en común
los juicios en Nüremberg con el “De-
recho a la Revuelta” propuesto por
John Locke, padre del liberalismo? A
mi entender tienen todo que ver. Los
juicios de Nüremberg nos ayudan a
conceptuar sobre el Derecho Natu-
ral en general, sobre el “Derecho a
la Revuelta” en particular y sobre
los Derechos Humanos, que no son
sino el segmento más importante
del Derecho Natural. Recordemos
que en esos tribunales fueron enjui-
ciados, condenados y sentenciados
a muerte ciudadanos alemanes que
jamás violaron una ley positiva, se
ajustaron a un concepto absoluto
de la Obediencia Debida ejecutando
órdenes que, en el contexto legal del
régimen que los gobernaba, eran in-
cuestionablemente legales. ¿Qué
crimen cometieron? Evidentemente
su delito fue no rebelarse. Esto im-
plica que los juicios de Nüremberg,
como también el ajusticiamiento
de Eichmann en 1962, le dan una
vuelta de tuerca” importantísima al
Derecho Natural, a la Revuelta. Hay
circunstancias en las que no sólo
nos asiste el derecho a rebelarnos,
sino que tenemos la obligación de
rebelarnos so pena de ser conde-
nados a muerte sin haber violado
ninguna ley positiva.
Con los juicios de Nüremberg,
Occidente constituyó la categoría
conceptual del crimen de obedien-
cia. Ningún derecho positivo podría
consagrar el Derecho a la Revuelta,
porque ningún Estado sancionará
jamás leyes que establezcan que
su propio derrocamiento puede ser
legítimo. Lo que hemos hecho los
occidentales, en lugar de esto, fue
Carlos Escudé
Elogio del doble estándar a propósito de los juicios de
Nüremberg

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA