Mercedes-Benz SLC 43 AMG: elegante, poderoso y provocador

Que un modelo de Mercedes-Benz esté acompañado por la sigla AMG implica que nos encontramos ante un vehículo que dará todo lo que se puede esperar de un deportivo. Y el caso del SLC 43 AMG, no es la excepción. Esta es la tercera generación del biplaza descapotable de techo rígido, sucesor del SLK, que llega a nuestro país en esta única versión y luego de haber sido sometido a un sutil restyling y con un motor aggiornado a estos tiempos del downsizing: el V8 de 422 CV fue reemplazado por un V6 de 367 CV.Elegante y provocador, sigue teniendo las mismas líneas que convirtieron al SLK en un vehículo cautivante: una trompa larga y agresiva, las dos plazas bien atrasadas y una cola corta y robusta que son sinónimo de este modelo. El interior, de gran comodidad, tiene materiales de calidad sobresaliente y si bien no es tan sofisticado como los demás modelos de MB, no por eso desentona: revestimientos en cuero, texturas suaves y mullidos, metales en su dosis justa y comandos con cierto aire clásico que conviven muy bien con los elementos más modernos, como la pantalla multimedia de 7", la selectora minimalista, el comando de controles de información y entretenimiento tipo rueda o las teclas en cromado como la que permite elegir los distintos modos de conducción (Comfort, Eco, Individual, Sport y Sport+).El equipamiento de confort es notable: sistema Parktronic de ayuda activa para el estacionamiento, cámara de retroceso, butacas deportivas calefaccionadas y regulables electrónicamente, selector de iluminación interno, climatizador bizona, control de velocidad crucero con limitador, conectividad por Bluetooth, limpia parabrisas con sensor de lluvia, techo panorámico con oscurecedor a demanda, espejos calefaccionados, etc. Lo mismo pasa con los elementos de seguridad activa y pasiva: monitoreo del cansancio del conductor (Attention Assist), control de presión de neumáticos, 6 airbags y más.Si se quiere disfrutarlo como cabriolet, hay que tener en cuenta que la retracción del techo sólo se puede comenzar con el auto detenido (se puede finalizar hasta los 40 km/h) y que el proceso demanda unos 30 segundos. Claro que esto influye directamente en la capacidad del baúl ya que desciende de 335 L a 225 L.El conocido motor naftero V6 3.0 L de 367 CV entre 5500 y 6000 rpm con inyección directa con doble turbo y un par de 54 kgm entre 2000 y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba