El mercado financiero mundial, su crisis y responsabilidad

Autor:Efraín H. Richard
 
EXTRACTO GRATUITO
Richard, El mercado financiero mundial, su crisis y responsabilidad 1
El mercado financiero mundial,
su crisis y responsabilidad*
(Desde los paradigmas de la empresa a una gran estafa)
Por Efraín H. Richard
1. Introducción. Apreciación
a) A nuestro entender la cuestión se enraíza con un cambio de paradigma en
torno de la empresa. No hay duda, y así lo enfatiza toda la doctrina, que múltiples
intereses convergen en la ideación y desarrollo de las empresas. Pese a ello, mucha
de esa doctrina varió en los últimos veinte años para aceptar como un motor de las
sociedades, y un deber de los CEO o de sus administradores, la maximización de la
ganancia, más que la realización de la empresa, que en las sociedades comerciales
se presenta como el objeto social.
La actividad de “maquila”, que rápidamente abandona a un país y a los trabaja-
dores, pagándoles o no los salarios, ante un cambio de las condiciones para la
maximización de las ganancias, la doctrina concursalista en nuestro país, tanto auto-
ral como jurisprudencial en cuanto acepta la homologación de acuerdos aunque la
sociedad deudora haya cesado en su actividad y no tenga ningún plan para la reac-
tivación, es el ejemplo patente de ello.
La homologación de acuerdos que aceptan quitas y esperas de los acreedores
más allá de lo que les quitan a los agricultores las políticas de retenciones, sin ad-
vertir –o sí– que toda quita y espera beneficia a los socios, y que se encuentra unida
a la aceptación de cualquier política empresaria en la crisis, incluso el vaciamiento
para comparar así la predatoria quita con la cuota de liquidación que se obtendría, o
sea nada por la propia conducta en lo interno de la empresa1.
Los CEO, bajo ese criterio de maximización, se lanzaron a generar utilidades
por cualquier medio –incluso a aparentarlas–, apartándose del objeto social, con in-
versiones financieras, grupos societarios y negocios cortoplacistas. Buscaban resul-
tados para extremar los beneficios de sus stocks options, sus contratos blindados y
cerrados. Vimos el caso “Enron” y otros más a fines de la década del 90 y principios
del nuevo siglo. Nuevas regulaciones y controles, pese a caer las auditorías más
famosas. La ley “Sarbanes-Oxley” en Estados Unidos y entre nosotros el decreto ley
delegado de transparencia.
La maniobra cortoplacista se traspasó de las empresas al mercado introdu-
ciendo títulos basura.
* Extraído de “Ensayos de Derecho Empresario”, n° 5, Córdoba, Fespresa, Academia Nacional
de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba y la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Córdo-
ba, 2009, p. 47. Bibliografía recomendada.
1 Richard, Efraín H., Fachadas empresarias y preocupante mensaje jurisprudencial: ¿vale todo
para homologar una propuesta?, LL, 2009-B-724.
Richard, El mercado financiero mundial, su crisis y responsabilidad 2
Se trata de nuestra visión autorreferencial de procesos complejos, desde una
metodología sistémica constructivista.
Los mercados del mundo se encuentran en crisis al advertirse que los títulos
que lo inundaban no tenían los valores previstos por los actuales adquirentes, gene-
rando una crisis psicológica de pánico que se sumó para derrumbar los valores.
Algunos técnicos expresaron que se había volatizado billones de divisas fuer-
tes. Discrepamos con esa apreciación. Si los títulos o sus derivados alcanzaron esos
montos es porque alguien cobró ese valor, quizá varios en sucesivas alzas. La pér-
dida que alguien sufre hoy se corresponde con la ganancia que otros obtuvieron.
Surge así la idea de responsabilidad, y la mirada debe dirigirse a quién, o quiénes,
incorporaron ese título en el mercado, sea porque lo crearon o actuaron interme-
diando en su colocación.
Hay que volver a mirar la empresa. Lo productivo, sin olvidarse de lo financiero.
Pero esto no puede ser un fin en sí mismo.
b) Creemos que hemos vivido una gran estafa de proporciones gigantescas. La
marginación que hemos denunciado, de los excluidos por la sociedad y de los que
se excluyen del sistema jurídico por el poder que ostentan, se extendió ahora a los
grupos de poder y demostró al mundo del establishment que también podían ser
marginados, y en la crisis advirtieron aquella otra marginación y los efectos devasta-
dores que se podían producir2.
Un verdadero complot de especialistas, una gran estafa que se venía desarro-
llando desde hace muchos años. Lo advirtió Zaffaroni en el caso “Bustos”, ordenan-
do una investigación.
2. La declaración del G-20 ante la crisis
Entresacamos del texto de la Declaración de la Cumbre de los Líderes del G-203
tras la reunión de Londres el 2 de abril de 2009:
“Nos enfrentamos al mayor reto para la economía mundial de la era contempo-
ránea… que afecta a la vida de las mujeres, hombres y niños de todos los países…
Partimos de la creencia de que la prosperidad es indivisible; de que el crecimiento,
para que sea constante, tiene que ser compartido, y de que nuestro plan global para
la recuperación debe centrarse en las necesidades y los puestos de trabajo de las
familias que trabajan con ahínco… también en los mercados incipientes y en los paí-
ses más pobres del mundo… nos hemos comprometido a hacer lo que sea necesa-
rio para: restablecer la confianza, el crecimiento y el empleo… a emprender una am-
pliación fiscal concertada y sin precedentes, que salvará o creará millones de
empleos que de otro modo se habrían destruido…
Tomar medidas contra las jurisdicciones no cooperativas, incluidos los paraísos
fiscales… La era del secreto bancario se ha acabado… Reconocemos que la crisis
actual tiene un impacto desproporcionado para los más vulnerables en los países
más pobres… Reconocemos la dimensión humana que tiene la crisis. Nos compro-
2 Richard, Efraín H., Insolvencia societaria, Bs. As., Lexis Nexis, 2007.
3 www.vpac.gov.ar/eventos/documentos/G20%20London%20Communiqu%C3%A9_S.pdf.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA