Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, 13 de Noviembre de 2009, expediente 27.197/06

Fecha de Resolución13 de Noviembre de 2009

En Buenos Aires a los 13 días del mes de noviembre de dos mil nueve,

reunidos los Señores Jueces de Cámara en la Sala de Acuerdos fueron traídos para conocer los autos “M.M.C. c/ YAR

CONSTRUCCIONES S.A. s/ ORDINARIO (Expte. N° 27.197/06

Com. 6 S.. 12), en los que al practicarse la desinsaculación que ordena el artículo 268 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación resultó que la votación debía tener lugar en el siguiente orden: D.G., M. y C.F..

Se deja constancia que en virtud de la renuncia aceptada al Dr. J.L.M., publicada en el Boletín Oficial N° 31.770, del 30/10/09, y lo dispuesto en la Resolución de Presidencia de esta Excma.

Cámara de Apelaciones en lo Comercial n° 69/09, del 3/11/09,

intervendrá en su reemplazo el Dr. O.Q..

Estudiados los autos la Cámara plantea la siguiente cuestión a resolver:

¿ Es arreglada a derecho la sentencia apelada de fs. 584/92?

El Dr. J.R.G. dice:

  1. La sentencia de primera instancia.

    La Sra. juez a quo, rechazó la demanda que, por incumplimiento contractual y resarcimiento de daños y perjuicios, dedujo M.C.M. contra Y.C. S.A.

    En prieta síntesis, fue juzgado que la entrega de la posesión y la escrituración del inmueble fueron ofrecidas a la actora para el día 25.3.02, mediante carta documento cursada por el escribano designado para tal menester por la empresa constructora; y que así lo hizo esta última dentro del período acordado por compradora y vendedora para la entrega del inmueble según lo previsto en el boleto de compraventa (cláusulas 6ª, 7ª y especial VII).

    Desestimó cierto planteo formulado por la demandante concerniente a la ausencia de respuesta sobre el saldo adeudado por ésta,

    y a la falta de chequera por medio de la cual sufragar las cuotas pactadas,

    en tanto la juzgadora consideró que aquel saldo insoluto surgía con claridad del propio boleto de compraventa, y que de no haber contado la demandante con las chequeras, fue carga de ella procurar su entrega en su carácter de obligada al pago de las mensualidades acordadas.

    Señaló la primer sentenciante que si bien en la misiva por medio de la que el escribano le convocó para escriturar existió error en cuanto a la individualización de la unidad, tal cosa debió mover a la actora a realizar las averiguaciones del caso, al menos presentándose en la sede de la notaria el día fijado para el acto de la escrituración, y que su ausencia impidió aclarar o superar errores que pudieron surgir durante el iter contractual.

    Juzgó la a quo que la actora incurrió en mora en julio de 2001, y mencionó que tal cosa había sido advertida en el quicio de una causa penal promovida por la demandante contra los administradores de la empresa constructora.

    Basada en todo ello, sustentada en la epístola por medio de la que la demandada comunicó a la iniciante haber rescindido el contrato,

    en los términos con que fue concebida la cláusula especial III del contrato, y en el resultado de la pericia contable incorporada al expediente, la Sra. juez decidió rechazar la pretensión en tanto consideró

    que lo sufragado por la actora no alcanzó el 30% del monto total de la compraventa.

    Impuso las costas del proceso a cargo de la actora, vencida en la contienda.

  2. El recurso.

    Apeló la accionante en fs. 595, quien expresó agravios mediante el escrito de fs. 604/13.

    i. Adujo la quejosa que la sentenciante efectuó una incorrecta interpretación de las cláusulas del contrato, y así sostuvo que según lo pactado en aquélla nº 6 el plazo para ejecutar la obra feneció en abril de 2001, que no existió caso fortuito o fuerza mayor que impidiera a la demandada culminar la construcción en ese lapso, que según la cláusula 7ª la posesión debió serle dada en octubre de ese año, y que el incumplimiento de esa manda contractual posibilitó que el mismo inmueble fuera enajenado, luego, a diverso sujeto. Calificó tal cosa como defraudación.

    Aseveró erróneamente interpretado el contenido de las cláusulas 6ª, 7ª y especial VII, invocó la falsedad de la fecha consignada en la sentencia concerniente al alta de la unidad decidida por el Catastro,

    y afirmó haber requerido información sobre el saldo y optado por su pago por medio de un crédito bancario autorizado por la cláusula 3ª del contrato, y agregó que así lo comunicó mediante carta documento que adujo cursada a la demandada el 13.3.02 -cuyo texto transcribió-, que ésta no respondió.

    Dijo que la demandada se condujo de mala fe cuando decidió rescindir el contrato. También, que la constructora incumplió la norma de la ley 19.724: 22 y que nada informó sobre el atraso respecto del alta de los planos de mensura y propiedad horizontal que impidieron que la unidad se escriturara en la fecha indicada en el contrato, lo que provocó que el crédito que había solicitado ante el BankBoston no se concretara.

    Por todo ello sostuvo que los incumplimientos en que la demandada incurrió le autorizó a suspender el pago de las cuotas del precio del inmueble, aunque aseveró haber cumplido "fielmente con todas y cada una de las cuotas enviadas para su pago".

    1. de que la sentenciante le atribuyera haber incurrido en mora en julio de 2001. Aludió al contenido de la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR