Mentiras verdaderas

 
EXTRACTO GRATUITO

Afines de los años noventa, el físico de la Universidad de Nueva York Alan Sokal provocó uno de los escándalos más resonantes de la ciencia internacional. Fraguó un artículo plagado de sinsentidos y jerga seudocientífica, y lo envió para su publicación a la revista de estudios culturales Social Text.

El trabajo, titulado Transgressing the Boundaries: Towards a Transformative Hermeneutics of Quantum Gravity ("Transgrediendo las fronteras: hacia una hermenéutica transformativa de la gravedad cuántica"), se publicó efectivamente en el número de primavera/verano de 1996, a pesar de que planteaba la insostenible tesis de que la gravedad era una construcción social; es decir, que sólo existe porque nos comportamos como si existiera.

Tal vez, la anécdota no hubiera pasado de una socarronería juguetona compartida por un grupito de entendidos, si el propio Sokal no hubiera anunciado el mismo día en otra revista (Lingua Franca) que el artículo era un engaño en el que había reunido las "citas más estúpidas que había podido encontrar sobre matemática y física" para poner de manifiesto la grandilocuencia y el absurdo de muchos universitarios "posmodernos" de las ciencias sociales. Como era previsible, ardió Troya.

Los ecos del affaire, que se difundió como un reguero de pólvora en cuanto llegó a los medios de comunicación y hasta dio pie a acusaciones de traición y xenofobia, se prolongaron durante más de una década. En 1997, Sokal, junto con el físico belga Jean Bricmont, planteó su tesis en el libro Imposturas intelectuales (traducido al inglés con el título de Fashionable Nonsense: Postmodern Intellectuals Abuse of Science, algo así como "Sinsentidos de moda: el abuso de la ciencia por parte de los intelectuales posmodernos").

Derrida lo criticó en Le Monde, diciendo poco menos que Sokal daba pena porque pasaría a la historia por este episodio banal y no por sus aportes, y el filósofo de la ciencia Baudouin Jurdant le respondió en 2003, con Imposturas científicas: los malentendidos del caso Sokal, en el que matemáticos, físicos, sociólogos y filósofos le enrostran que sus lecturas eran superficiales, y que ignoraba los recursos literarios y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA