Mentalidad del fundador: el desafío de transmitir la impronta personal

¿Se puede institucionalizar una impronta personal, algo original de cada uno? Para James Allen, sí. A los manuales de la consultoría en liderazgo, esos que dan el paso a paso para convertirse en un mejor líder, el socio de Bain & Company añadió la literatura sobre la "mentalidad del fundador", algo así como las actitudes que se encuentran en los emprendimientos jóvenes que todavía son manejados por sus creadores. Según el especialista, esa forma de entender el management se puede replicar a gran escala para mejores resultados.De visita en la Argentina, en diálogo con LA NACION, el consultor explicó cómo esta teoría para entender el liderazgo puede ser útil en tiempos de crisis, recordó casos de su paso por los años de mercado retraído en Brasil y les recomendó a las empresas argentinas enfocarse en el valor añadido para el cliente e intentar abandonar las preocupaciones por aquello que no pueden manejar: la coyuntura.Para Allen, la "mentalidad del fundador" se resume en tres grandes principios. El primero, el sentido de insurgencia, caracterizado por "un sentido de propósito mayor" o un horizonte a largo plazo, acompañado de la definición de algunos activos o capacidades que son bandera del modelo de negocios.El segundo, una "obsesión" con los empleados de primera línea, aquellos que están más en contacto con los clientes y que son los encargados de brindarles una experiencia satisfactoria.Finalmente, una actitud de "dueño", definida como "un fuerte sentido de responsabilidad por los empleados, los clientes, los productos y decisiones" y un "sesgo hacia la acción rápida".Con esa premisa en mente, el consultor pasó por un Brasil en crisis en los últimos años y hoy se enfrenta a las conversaciones con sus clientes argentinos. "Lo que siempre digo cuando estoy en una crisis macro es que eso es a lo que hay que adaptarse hoy, pero en dos años vas a tener que adaptarte a algún desafío interno. Hoy la estrategia empresarial se trata 100% de cuán rápido podés responder a eventos externos e internos y aprender de eso", resumió.Recordó sus charlas con el líder de las tiendas brasileñas Magazine Luíza durante la crisis en el país vecino: "La compañía tenía una crisis masiva por la macro, pero también por el comercio digital. Yo le decía al manager: no podés hacer nada más por la macro que estar listo, pero sí podés hacer todo por lo digital. Hoy terminó la crisis y son número uno en e-commerce", detalló.La motivaciónA su juicio, las "peores"...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba